Popular Tags:

Final sin solución

25 mayo 2010 at 19:39

Después de 6 años, ha terminado la magnífica serie “Perdidos”. Me gustaría decir que ha terminado a lo grande, que ha tenido el final que la serie se merecía… la verdad, a mi no me lo ha parecido en absoluto, ha terminado, eso sí, le han dado un final, pero para mi, no le han dado una solución.

Yo he sido seguidora de la serie desde el primer capítulo, por mucho que la maltrataron poniéndola a horarios raros, con parones inexplicables y destrozándola con el doblaje y los subtítulos, la originalidad de la serie, de sus personajes y de las tramas, que conseguían mantenerme en vilo durante las semanas hasta que podía ver el siguiente capítulo es lo que ha hecho que como yo, muchos se hayan declarado fans absolutos de Perdidos.

Pues bien, temporadas mejores, temporadas peores (a destacar esta última), ha sido una serie donde se han planteado una serie de cuestiones, una serie de tramas “misteriosas” que han contribuido al éxito de la serie y como no, a la perduración de la misma; ahora, con este final, me ha quedado claro que todos esos enigmas no han sido más que una estrategia para alargar la serie; está bien, no lo sabía, me esperaba otra cosa, y quizás por eso tengo este regusto agridulce por el capítulo final.

El capítulo final en sí, no me parece que esté mal. Tiene momentos realmente buenos, cuando se van encontrando unos con otros y van recordando, las caras que se les quedan, las caras de los que aún no han recordado… todo eso me gustó mucho; y el final pues bueno, de alguna manera tenía que terminar, es un fin, sosillo para mi gusto, pero es difícil contentar a todos. Y no es que no haya entendido el capítulo, o al menos yo creo haberlo entendido; sé que no ha sido un sueño de nadie, sé que no estaban muertos desde el principio, y desde luego sé que todo fue real, los viajes en el tiempo, el incidente, los osos polares… sin embargo, me he quedado con la sensación de que todo sigue en el aire; ha terminado la serie pero no han resuelto prácticamente ninguna de las incognitas que ellos mismos han planteado durante los 6 años, y bueno, como creo que ya no lo van a hacer y no me apetece quedarme con esta sensación de “medias tintas” dentro voy lanzar el listado de mis cuestiones “existenciales” a las que no he encontrado respuesta después de levantarme a las 6 de la mañana esperando encontrarlas.

De acuerdo, no se trataba de explicarlo absolutamente todo, no se trataba de ir en plan enciclopedia cubriendo cada uno de los puntos, pero que se yo, al menos alguno más de los que contestaron; creo que se limitaron a resolver la última temporada como si no hubiesen habido otras 5 antes con sus propias preguntas.

Noche de misterio

11 mayo 2010 at 14:58

Tal como adelantaba en el post anterior, el sábado pasado tuvimos nuestra esperada “noche de misterio”.

Todos estábamos emocionados por el evento, con esa sensación de nerviosismo un tanto histérico que se hace fuerte en el estómago e impide cualquier ingesta de alimento, si no quieres echarlo a la misma velocidad que lo comiste.

Los dueños de la casa en la que íbamos a hacerlo ni siquiera pudieron esperar a que llegasen los demás para ayudar a preparar el ambiente, y se les fue ocurriendo ideas tras ideas, a cuál más original y bien pensadas de modo que dejaron la casa que realmente podría haber pasado por un bar clandestino, con su almacen, reservados, baños/tocador de caballeros y señoras (con su identificación correspondiente); el salón estaba despejado de muebles que pudiesen estorbar con la acción, colocaron una gran mesa a modo de barra, donde se pusieron los platos de comida y las bebidas, y se pusieron pequeñas mesitas sobre las que habían tapetes y barajas de cartas para jugar al poker, o unos dados y sus cubiletes, e incluso una pequeña ruleta que dio bastante juego una vez descubierto el asesino.

El Juice Joint

Ambientación Noche de misterio. Gramófono virtual años 20

Después llegó el momento de disfrazarse; la casa se volvió una locura, los baños fueron invadidos por mujeres colocándose las pelucas o el peinado, maquillandose, pintándose las uñas, recolocándose los ligueros, mientras que los hombres se ajustaban los tirantes y el sombreso en cualquier habitación que quedaba libre. He de decir que jamás me imaginé que nos lo tomaríamos tan en serio y que nos arreglaríamos tan bien como al final estabamos todos, absolutamente todos; sin lugar a dudas, las mujeres íbamos espectaculares y los hombres impresionantemente guagos.

Una vez todos listos, empezó el juego y yo, desde mi personaje puedo afirmar que todos con los que yo tenía que interactuar lo hicieron genial, estaban super metidos en sus respectivos papeles y con más o menos sutileza llevaban a cabo las tareas que tenían encomendadas (yo hubiese preferido que algunas se hubiesen relajado un poco, porque a mi personaje la tenía frita). Eso sí, el juego se desarrolló muy bien, y aunque algunos hubiesemos querido prolongar un poco más la fase de investigación, porque aún estabamos realizando otras tareas, creo que a todos se nos hizo igual de corto por lo bien que nos lo estábamos pasando.

Y claro está, ya vestidos y ambientados, con botellas de alcohol por consumir, algunos prolongamos la noche hasta que se nos hizo de día; todos conscientes de que ya no nos recuperamos de las juergas igual que antes, asumimos ese riesgo, al menos yo, con mucho gusto.

Al más puro estilo Agatha Christie

6 mayo 2010 at 15:10

El que más y el que menos conoce las novelas de misterio de Agatha Christie, la serie “Se ha escrito un crimen”, y más concretamente ha visto alguna de las diferentes películas en las que un grupo de gente, con diferentes relaciones entre ellos, es invitada a una cena/fiesta/comida, y a lo largo de la velada aparece un cadaver y todos pasan a ser sospechosos del crimen. Pues parece ser que es bastante popular en Estados Unidos e Inglaterra (o al menos esos son los sítios donde yo lo he visto), el organizar “noches de misterio” donde un grupo de personas interpretan los papeles de distintos personajes previamente asignados, y que a lo largo de la noche alguien será “asesinado” (su personaje, por supuesto) y todos los demás tienen que descubrir quién es el asesino (y el asesino por supuesto tiene que intentar que no lo descubran).

Como la idea nos pareció divertida, y sobre todo económica (o al menos así lo iba a ser en un principio), nos hemos juntado un grupo de amigos con más ganas de cachondeo que dinero en el bolsillo, y hemos montado nuestra noche “diferente”.

Lo primero fue encontrar un juego de estos ya organizado, es decir, con los personajes diseñados y las relaciones entre ellos. Después de buscar en no recuerdo cuántas páginas a ver si había alguno gratuito, no tuvimos éxito, así que nos quedamos con los que ofrecían en otra web (Night of Mystery Party Games) donde tienen un listado bastante completito de tramas posibles a precios razonables. Nosotros optamos por el “Asesinato en el Juice Joint”, ambientado en un local nocturno en los años 20, con gangsters, flappers, sobornos, extorsiones y mucha bebida de contrabando.

Llega el “buen tiempo”

3 mayo 2010 at 13:10

Señoras y señores, ha llegado el calor.

Casi todos los días de la semana pasada y desde luego este último fin de semana hemos podido disfrutar en Málaga de unas temperaturas más propias del més de julio que del mes de mayo que estamos estrenando. Muchos han sido los que se ha vuelto locos con el calorcito y se han plantado en la playa a tomar el sol, jugar en la arena, dar “agradables” paseitos, e incluso, más de uno y más de dos osados, se han pegado su buen baño.

Hoy todos comentan que van a bajar ligeramente las temperaturas, aunque no sé si los que lo dicen lo hacen con conocimiento de causa, o símplemente porque así lo esperan, ya que a su “premonición” acompañan un “es que si no es así, imagína cuando llegue agosto”. Aunque de cualquier manera, hoy mucha gente parece más feliz.

Ya sé que se ha dicho como chopocientas veces que la razón del “buen humor” de la gente del sur de España es debida a su clima; pero creo que hasta ahora nunca me había parado a ver hasta qué punto es evidente el cambio de comportamiento y de ánimos de la gente sólo por el mero hecho de subir el termómetro. En mi trabajo por ejemplo, los lunes son un tanto depresivos, en el sentido de la palabra que todo el mundo entiende, y sin embargo, hoy están todos más animados; la gente hace su trabajo, como todos los días, pero hoy además, gastan bromas, se ríen, comentan y es todo como… más alegre.

Y lo más curioso es que incluso cuando el calor es exagerado, cuando llega un punto en el que hasta te agobia o asfixia, sí, vale, nos quejamos, clamamos al cielo por un poco de aire acondicionado… pero seguimos estando de mejor humor que durante el invierno. Nos encerramos en las casas durante las horas de más calor, pero ansiamos la llegada de la tarde y la noche para salir a dar una vuelta, para quedar con los amigos, para ir de compras o tomar algo… incluso entre semana; y no nos importe tener que madrugar, porque “sarna con gusto no pica”. Entiendo que haya quien nos envidie por poder disfrutarlo.

A mi desde luego, me apetece mucho todo lo que implica este buen tiempo.

Autoconvicción

28 abril 2010 at 15:09

Hace unos días os conté sobre mi decisión de alimentarme de una manera más sana (eufemismo de ponerme a dieta). Pues bien, hoy quisiera escribir sobre cómo lo llevo.

Ya sé que los primeros días son los peores porque son en los que más se te apetece comerte algunas de las cosas que hace apenas 3 días te hubieses dado el gusto de comerte; pero ni el saberlo o la esperanza de que es transitorio no hace que se pasen mejor.

Desde mi corta experiencia, lo peor es cuando llega la noche, estás en casa y es la hora de cenar; durante el día me puedo controlar más porque, estoy en el trabajo, me mantengo ocupada y la verdad, no tengo tiempo de pensar en que no puedo comer tal o cual cosa, y como el almuerzo lo planifico el día antes, pues no tengo más remedio que comerme lo que me he traido, y punto. Sin embargo, he de admitir que lo peor para “alimentarse mejor” es el tiempo libre, el tiempo de descanso. Durante estos ratitos sí que vienen a la imaginación platos deliciosos cargados de calorías… no obstante, se puede superar.

Me he dado cuenta de que además de los trucos que todo el mundo recomienda, a mi personalmente me viene muy bien para no pensar en comida, autoconvencerme de que “no es que esté a dieta, sino que estoy comiendo bien”, me explico, se ve que cuando me puse a dieta, mi cerebro empezó a “agobiarse”, y empezó a mandar señales a lo loco de que tenía que comer, que tenía hambre, que necesitaba comida, vamos, lo que se suele llamar ansiedad por la comida. Pero si yo no admito que estoy a régimen (de ahí eso de “alimentarme mejor”) como que mi cerebro se relaja y me deja un ratito tranquila.

Igual todo esto que estoy diciendo no son más que chorradas, o delirios por la comida, pero oye, si yo me lo creo y con eso me resulta más fácil, pues por mi bien.

12 pasos: A dieta.

25 abril 2010 at 17:11

No quiero que nadie tome este post como una apología a la delgadez, ni lo interprete como una obsesión malsana a estar hechas un “figurín”; no, no es lo que quiero decir, soy consciente y quiero que todo el que en algún momento lea esto que escribo ahora, sepa que no se es mejor persona ni se siente mejor por estar más delgado/a. Sin embargo, también es cierto que no es para nada sano estar muy por encima del peso que se considera apropiado (y no me refiero al ideal, que la verdad, seamos sinceros, eso de ideal le va al pelo porque llegar a él y mantenerlo más que algo “ideal,” es una utopía).

Simplemente digamos esto, he cogido peso, no me siento orgullosa de ello pero dicen que el primer paso es reconocerlo, así que lo reconozco. Hasta ahora he querido engañarme a mi misma diciendo que en realidad podría perder esos “kilitos” de más en cuanto quisiera, y la cuestión es que nunca era el momento de ni siquiera intentarlo, y ¿por qué?.

Fácil, porque me gusta comer, me encanta la comida, comerla y cocinarla así que tiene bastante lógica que me resulte mucho más fácil coger peso que perderlo; y claro, como eso de la ley del mínimo esfuerzo está intrínsecamente grabado en mis genes, pues voy a lo fácil: Engordar. Y cuál es mi gran problema, que no tengo fuerza de voluntad ninguna, no tengo capacidad para rechazar un dulce, ni ánimos para tomarme una crema de verduritas en lugar de una tortilla de patatas hecha por mi madre (hace las mejores tortillas de patatas que nadie haya probado).

Todo el mundo sabe qué es lo que hay que hacer para adelgazar, qué alimentos se deben evitar y cuáles no debes ni oler… y mira tú que curioso, son justo los que más se te apetecen comer, los más sabrosos, apetitosos; dulces o salados, no importa te los comerías todos de una sentada. Acabo de tomar la firme decisión de empezar una dieta, y ya estoy pensando en recetas tan deliciosas como hipercalóricas… por qué será que sólo por el hecho de ser algo que no deberías comer, se te apetezca más todavía; no importa si es algo que normalmente ni te planteas, de repente sientes la necesidad imperiosa de buscarlo donde sea y deleitarte con el placer de comértelo…

Así que en esas estamos, tratando de no ir corriendo a la cocina y llenar un bol con los ingredientes necesarios para preparar unos gofres calentitos y deliciosos (nota: a mi no me gustan los gofres, pero por Dios que ahora me comería 4). Había pensado que escribiendo esto, haciendo “pública” mi intención de mantenerme a raya con las calorías, me sería más llevadero; si al menos puedo escribir como me voy sintiendo o como lo voy llevando, eso podría apaciguarme. Bueno, pues de momento no sé si me está sirviendo de mucho, es cierto que durante el tiempo que estoy escribiendo no estoy comiendo, pero no puedo asegurar que cuando termine de escribir el post no iré a preparar los gofres… en fin, igual os lo cuento mañana.

Imagen sacada de Directo Al Paladar

A los magufos hay que darles lo suyo

6 abril 2010 at 10:24

no recorte I+D
Hace unos meses, Eyring escribió un artículo sobre los recortes presupuestarios en investigación. Decoró el artículo con la imagen que podéis ver arriba, creada por la campaña “La ciencia española no necesita tijeras”, iniciada por La Aldea Irreductible.

Ayer, revisando por casualidad los logs, vi que esa imagen alojada en mi espacio web, estaba siendo enlazada directamente por un blog magufo, sobre ufología, pero de esos que se empeñan en adjudicarse la etiqueta de “científico” para darle mayor verosimilitud a sus infundados planteamientos. Un “hotlinking” así pedía a gritos una reacción.

Así que hice una copia de la imagen en el servidor, y en el post de Eyring enlacé a la copia. El post de Eyring no parece haber cambiado. Pero ahora la imagen original no estaba enlazada desde El Bidorto. Así que puedo cambiarla a voluntad. Podría haber puesto cualquier cosa, y eso es lo que se vería en el blog magufo en cuestión, puesto que no les he avisado del cambio. He pensado que quedaría simpática esta otra imagen, que como podéis es ahora la que aparece en el blog magufo en lugar de la del recorte:

no a los blogs magufos

Os dejo capturas del antes y el después, antes de que se cosquen:

Blog magufo antes del cambio

Blog magufo antes del cambio


Blog magufo después del cambio

Blog magufo después del cambio

Actualizado: Pues ya se han coscado. Se han limitado a copiar la imagen del recorte de tijeras a su servidor y listo, ni un sólo comentario al respecto.

Viaje relámpago

8 febrero 2010 at 13:37

bristol1

Esto de viajar en fin de semana está muy bien, te permite visitar sitios nuevos, o no tan nuevos y, supongo que para algunas personas, descansar y desconectar de la rutina. Pero cuando el viaje incluye un trayecto de ida y vuelta superior a las 3 horas… no llegas a tener la sensación de estar fuera cuando tienes que pensar en volver; aún así, soy partidaria de hacerlos cada vez que se pueda.

Como ya adelanté el viernes pasado, Alkar y yo nos hemos dado un paseo este fin de semana por las tierras inglesas de Bristol y Bath, y digo bien con paseo porque no ha dado para mucho más. Conscientes del tiempo que teníamos, elegimos dedicar el viaje a visitar Bath, sin embargo, por cuestiones de horarios de llegada, trenes y demás, pasamos las noches en Bristol (a 10 minutos en tren) para así tratar de ver algo también allí.

Buenas noticias

5 febrero 2010 at 12:16

Bueno, bueno, bueno… El día no podía haber empezado mejor.

Hace un par de semanas, por pura casualidad, encontré una super-oferta para viajar a Bristol, Inglaterra, el fin de semana del 5 de febrero al 7; por tan solo 40 euritos volamos los dos (a este precio es posible que en algún momento haya que bajarse a empujar, ya os contaré 🙂 ), así que esta tarde nos vamos de fin de semana. Además resulta que mañana es mi cumpleaños, no diré los años que cumplo porque aunque aún no tengo que quitarme edad, no quiero que quede ninguna prueba para cuando tenga que hacerlo 😀 . De modo que voy a celebrar mi cumpleños haciendo una de las cosas que más me gusta en el mundo, viajar.

Por otra parte, hoy todo el mundo es amabilísimo conmigo, me felicita, me atiende, se acuerda de mi, con lo que se siente una el centro del mundo; como son las cosas que para querer sentirse especial no hay límite de edad.

Y de momento, y espero que le sigan muchos más, me ha llegado el primer regalo de cumpleaños, un regalo que llevo esperando 4 meses y que me hace muchísima ilusión. A primera hora de la mañana, he abierto mi correo y he recibido la respuesta de la revista a la que hace unos meses mandé un artículo y lo han aceptado 🙂

¿Se podría pedir más?

Carta a los reyes magos

4 enero 2010 at 14:32

Queridos reyes magos,

espero que no sea muy tarde para escribir esta carta y os lleguen mis peticiones de última hora. Empieza otro año y con él muchas cosas nuevas, y otras no tan nuevas, se presentan ante nosotros así que lo mejor será pedir algo que nos sirva para estar preparados.

Empecemos por el trabajo; la situación no parece estar muy bien en este campo en concreto para el mundo en general, yo afortunadamente no me puedo quejar, pero hay muchos que lo están pasando muy mal, muchas familias que están llegando a sus límites para mantener la decencia y la dignidad que tanto trabajo les ha costado ganarse durante tantos años. Sin entrar en por menores de cómo se ha llegado a esta situación, si alguno se lo ha buscado o si están pagando justos por pecadores, creo que lo justo sería pedir un poquito de estabilidad, dicen que con eso no se soluciona el problema pero que es el primer paso, no nos lo vais a dar todo hecho, claro, vosotros traednos eso y nosotros pondremos de nuestra parte.

Aunque el dinero va estréchamente asociado al trabajo, o al menos así debería ser, pediré como si fuesen cosas independientes para asegurarme de que algo caiga. Creo que es un poco absurdo, además de imposible, el pedir que nos toque la lotería a todos, de modo que tendré que solicitar que de alguna manera proveais a todos de lo necesario para vivir, techo y comida; nada de repartir las riquezas y esas cosas que se dicen, que cada uno se gane lo que tiene, pero que le den la oportunidad de ganárselo.

La salud anda un tanto revuelta ultimamente, epidemias, pandemias, virus mutantes… cualquiera pensaría que se trata de una peli de ficción, pero no, la realidad es que o nos quieren distraer con toda esa jerga médica, o realmente deberíamos asustarnos, cada vez aparecen nuevas enfermedades más resistentes que la anterior y nuestra capacidad de adaptación y defensa el mucho más lenta que la de expansión de los microorganismos que las causan. Que tal si nos conseguís una tregua, y a cambio nosotros nos estamos quietecitos con los experimentos, pesticidas, medioambiente… vale, vale, ya veo donde esta el problema.

La familia… bien gracias, y que siga así. En más de una ocasión y de dos, se crispan los nervios y desearías mandarlos a todos bien lejor, no soportas sus bromas, sus chistes y en estas supuestas fiestas familiares es cuando menos te apetece ver a algunos… sin embargo, cuando no los tienes cerca, cuando sabes que te necesitan, o cuando simplemente no has sabido de ellos durante un tiempo, cruzarías cielo y tierra para ir con ellos. Que siga siendo así.

El amor… ah, el amor… ¿qué se pide en este área? amar, que te amen, al final todo esto son curserías y lo mejor es querer y que te quieran, cuidar y que te cuiden, anteponer a otra persona a tí mismo y saber que habrá otra persona que hará lo mismo por tí… esto no tiene porqué estar asociados al enamoramiento que es lo que se entiende cuando se habla de “amor”, así que mejor no nos agobiamos pidiendo encontrar a “la persona amada”, sino mejor pidamos ser importantes para alguien, ser únicos y queridos.

Después de esta larga carta, mis queridos reyes magos, espero que tengais un buen viaje, que no os llueva mucho por el camino pero por si acaso, en lugar de galletitas y leche, os dejaré paragüas y chubasqueros.