Salirse de la media

29 marzo 2016 at 15:28

Óliver en el Parque del Cine

Si algo he aprendido desde que somos tres es que ser padre es vivir preocupado, por todo. Por lo malo y por lo bueno. En septiembre, Óliver entrará en educación infantil, en el colegio, sin haber cumplido tres años. Cuando nació nos preocupaba que iba a llegar muy pequeño al colegio, con mucha diferencia de edad con su primo, nacido en enero del mismo año.

Pero Óliver aprende rápido. Preocupantemente rápido. Y aunque suene raro, el que Óliver aprenda rápido me tiene intranquilo.

Si sigues las aventuras de MiniPeque Óliver por Twitter o Instagram sabrás que las aficiones de nuestro retoño no son las típicas de un niño que aún no tiene dos años y medio. Hay compis de guarde que apenas sueltan cuatro palabras, y otros que como él hablan como loritos. Lo normal, vamos. Ya han aprendido los colores básicos, en casa y en clase, aunque Óliver sabía antes de entrar alguno más de los habituales, como el beige. Algunos reconocen los números del uno al tres, del uno al cinco, y del uno al diez. Óliver esos los sabía con poco más de un año. Entró en la guarde contando hasta 20. Ahora reconoce y lee números de tres cifras. Le hemos enseñado hasta el cien, y él ha deducido cómo se sigue a partir de ahí. Sabemos que reconoce por encima de 200 por lo menos.

Con las letras pasa igual. Aprendió las vocales casi antes de hablar. Le fuimos dando letras de juguete poco a poco, y a medida que las reconocía le dábamos más. Con año y medio conocía todas las letras, sin ningún orden. A diferencia de números y colores, sólo se las enseñamos en castellano para no liarle. Y estas navidades le pusimos esta canción *:

Decíamos ayer

25 febrero 2016 at 10:57

La primera foto que he encontrado por ahí

Publicar ha pasado por mi cabeza en incontables ocasiones en estos años de caos desde el último artículo. Algunas veces coincidió con falta de tiempo, de motivación, de aburrimiento por la plantilla instalada, e incluso en dos ocasiones por haber perdido el acceso al panel de administración. Muchas veces he terminado acudiendo a Facebook para un artículo que no cabía en Twitter. Maaaaaaal.

Me ha dado el pronto hoy y, en un hueco que no tengo, voy a retomar donde lo dejé sin dar explicaciones, plagiando vilmente a Fray Luis de León (¿no te parece bien?, pues a Unamuno no le dijiste nada).

Bueno, qué más da. Si ya nos conocemos de sobra. Nos casamos, y fue precioso. Sigo trabajando con mis ruidos. Sigo programando. Sigo ligado a WSL, aunque ahora sólo como colaborador por falta de tiempo pero no de ganas. Duncan sigue con nosotros, aunque ahora le saque a pasear más mi suegro que nosotros. No es por falta de cariño ni nada de eso, sino cambio de horarios y responsabilidades. Que sí, que ya conoces a MiniPeque Óliver, aunque quizás no le hayas visto más allá de los mofletes por Instagram o Twitter.

Oh, pues claro que próximos posts van a tratar sobre él y la aventura diaria que nos regala, pero ni mucho menos quiero que El Bidorto se vuelva monotemático. Por eso él tiene sus propias cuentas en redes sociales, no quería aburrir a mis seguidores que no estén interesados en toneladas de fotos de un peque.

Ah, si la imagen de cabecera te extraña no te preocupes. Es literalmente la primera foto que he encontrado por ahí (fuente).

¿Regularidad? La de siempre, que es ninguna. En el fondo este post es sólo para evitar la excusa de “pero si antes de escribir tendría que decir por qué no he escrito nada desde 2010″…

Paradojas que tiene la vida

27 noviembre 2009 at 11:25

Me alucina cada vez más la capacidad de las llamadas “madres de antes”, estas mujeres cuidaban a los niños (con más o menos ayudas de las abuelas), podían trabajar fuera de casa, y mantenían sus casas impolutas… al menos ese es el caso de mi madre y de muchas madres que conozco.

Tanto Alkar como yo trabajamos de lunes a viernes. No tenemos niños, aunque sí un “sobrimo” (sobrimo: dícese del hijo de tu primo con el que te has criado y que es lo más parecido que tienes a un hermano) al que adoramos y que aprovechamos para “secuestrar” siempre que podemos. Pero desde luego, no tenemos la casa impoluta, y si queremos tenerla límpia y ordenada, es a costa de nuestro tiempo libre; con lo cual tenemos que dedicar toda la mañana y parte de la tarde del sábado a los quehaceres domésticos, y no estamos hablando de una limpieza a fondo.

Esta situación puede sobrellevarse al principio, pero llega un momento en el que se convierte en la razón de muchas discusiones: que porqué no has recogido eso, que si tardas mucho en limpiar el baño, que si uno limpia más que el otro… Pequeñas, y no tan pequeñas, disputas que van haciendo mella en la relación.

Cuadriculados

10 junio 2009 at 13:06

Hoy en el trabajo hemos estado discutiendo sobre la necesidad de adoptar un sistema de control de pedidos que nos facilite la organización en los temas de administración y facturación… ya lo sé, ¿qué tiene que ver esto con la biología o la investigación que es a lo que se supone que me dedico?, para contestar a esta pregunta sólo decir que si quieres que las cosas se hagan bien, hazlas tú mismo, y más aún si hay dinero de por medio. Pero este no es el tema que me ocupa; depués de organizar todo, etiquetarnos con un código personal y autoconvencernos de la imperiosa necesidad de hacer esto, me he puesto a pensar en como nos vamos viendo obligados, sin darte apenas cuenta ni oponer resistencia, a ser un ser encerrado en un protocolo de actuación que poco a poco va perdiendo toda conciencia de otra forma de comportarse, a ser una persona cuadriculada.

Nadie, o al menos yo no, duda de la necesidad de unas normas o reglas para realizar una serie de procedimientos, de hecho, me considero una persona organizada y estructurada a la hora de hacer cualquier cosa y pienso que aunque inicialmente pueda suponer un esfuerzo mayor, una buena organización y diseño de la tarea en cuestión, puede facilitar mucho la obtención del resultado, el acortamiento del tiempo de ejecución o incluso, te puede ahorrar dinero, cosa que hace tanta falta en estos días. Pero, ¿y si el estar tan metidos en este sistema nos está restando espontaneidad en nuestra vida normal?, ¿es posible que llegue una persona a acostumbrarse tanto a la organización, que sea incapaz de ver o aceptar otras formas de hacer la misma cosa, o de menospreciar otras símplemente porque no son el fruto de un proceso estandarizado? yo creo que sí, porque a ver, cuántas veces nos han dicho que algo está mal hecho (aunque el resultado sea el que tiene que ser, o haga lo que tiene que hacer) sólo porque no lo has obtenido de la manera estandar de hacerlo, y cuántas veces no se lo has dicho tú a otra persona; creo que depende en parte de la persona, pero que al final, todos terminamos siendo unos cuadriculados, que a lo más que llegamos es a “actualizar los protocolo”, pero nada más.

Sin embargo, me niego a aceptar que este mecanicismo llegue a suprimir totalmente nuestras ganas de sorprendernos, nuestras ansias de experiencias nuevas, o nuestros deseos de sentirnos realizados que son en definitiva lo que nos mueve a seguir adelante, y que no se pueden satisfacer de ninguna manera sin espontaneidad, sin arriesgarse o sin tener iniciativa; aunque claro, supongo que como todo, dependerá de la persona.

Satisfacción

3 junio 2009 at 12:42

Hay que ver lo curiosos que son los sentimientos; cómo en un momento puedes estar acordándote de la madre de alguien por hacerte perder el tiempo con algo que no te correponde sólo por hacerle un favor, y al siguiente, una vez solventado el problema, te sientes el “todopoderoso rey del mundo y la galaxia conocida”, agradeciendo tú a la otra persona la oportunidad de sentirte útil, y todo eso sin experimentar la más mínima transición entre tan extremas sensaciones.

Entonces piensas, “lleno de orgullo y satisfacción” y teniendo tan frescos esos sentimientos de grandeza, cómo las personas de los servicios técnicos y ayuda informática (por poner un ejemplo) pueden llegar a ser tan bordes y desesperantes si con solo hacer su trabajo y resolver los problemas de la gente podrían sentirse como tú te sientes en ese momento; claro, esto no es más que una ilusión transitoria porque luego te das cuenta de la cantidad de personas que piden ayuda y el pequeño porcentaje que realmente la reciben (no siempre por falta de interes por la otra parte) y eres consciente de lo frustrante que tiene que ser aguantar los problemas de la gente durante todo el día… pero bueno, para eso les pagan.

Sin embargo, tú estás pletorico, te puedes enfrentar a quien sea, eres grande, eres el mejor, el más capaz y desde luego, muy superior a aquellos que te pidieron ayuda… Cuanto nos pueden engañar nuestras propias impresiones, y qué poco tiempo duran esas ilusiones… Pero mientras tanto, la cara de satisfacción no nos la quita nadie 🙂

EEUU: mi ley es ley

6 mayo 2009 at 18:03

La noticia es que el Departamento de Comercio y la Oficina de Presidencia de EE UU le ha dado un toque a España tan prepotente como estúpido en materia de derechos de autor. Se le exige al gobierno de España que luche por combatir “el problema de la piratería por Internet”, alegando que se ha realizado “un esfuerzo mínimo para cambiar la extendida y errónea percepción que existe en España de que compartir archivos por los sistemas p2p es legal”.

Habría que recordarle al Departamento de Comercio y la Oficina de Presidencia de EE UU que las leyes de un país se aplican dentro de ese país, y lo que es ilegal allí (que está por ver) no lo es aquí. Aunque puestos a expresarnos en sus términos, me gustaría parafrasear sus declaraciones para redactarles una respuesta adecuada:

EE UU se mantendrá en la lista de vigilancia en 2009. España urge enérgicamente al Gobierno estadounidense a que lleve a cabo acciones de forma rápida y significativa para reconducir el serio problema de la pena de muerte. El Gobierno estadounidense ha realizado un esfuerzo mínimo para cambiar la extendida y errónea percepción que existe en EE UU de que la pena de muerte es legal.

España insta a EE UU a que deje claro que matar a una persona es ilegal, y a que anule las directivas problemáticas respecto a los derechos humanos, que legitiman tal actividad ilícita en muchos de sus Estados.

Hale, señores policías del mundo. Vean lo que realmente es importante y barran la casa antes de criticar chorradas al vecino.

Vía | El País

Con la iglesia hemos topado

1 octubre 2008 at 11:55

crucifijo.jpg

Ayer estaban discutiendo en la radio una resolución al tema de la posibilidad de apostatar que había tomado el supremo, la audiencia nacional o algún organismo del estilo (la verdad es que del organismo en cuestión no me enteré muy bien porque trataba de comprender lo que estaban diciendo).

Parece ser que hasta ahora, para dejar constancia y tener alguna especie de “justificante” de que has apostatado, el obispado tenía que hacer una reseña al margen de tu partida de bautismo, entonces te notificaban que esa anotación se había hecho y así estabas “borrado” de la fe católico cristiana. Qué ocurría? que retrasaban estas anotaciones y ponían todas las trabas posibles hasta que había veces que ni las hacían. Ante esta situación, el futuro apóstata tenía que dirigirse a la agencia española de control de datos y denunciar que estaban vulnerando su derecho de protección de datos y era esta agencia la que tomaba medidas legales y conseguían la anotación marginal.

Pues según se ve, el obispado interpuso un recurso en su día y ahora ya no se les puede obligar a cumplir con la voluntad de la persona que quiere abandonar la iglesia porque alegan que el listado de bautizados no se ajusta a la definición de registro o fichero dado que no está ordenado; y digo yo, a lo mejor no está ordenado por nombre, DNI o fecha de nacimiento, pero está ordenado por por fecha de bautizo, ¿no?, así que eso también es un criterio de ordenación hasta donde yo entiendo.

Luego los invitados por parte del clero se preguntaban el interés de los apostatas por tener el documento justificante y por saber que se había hecho la anotación, si de todos modos con el sólo hecho de renunciar de viva voz a la fe cristiana ya era suficiente… porqué nadie les preguntaría a estos señores tan listos el interés qué tienen ellos en no borrarlos de sus “listados no ordenados” si no están cumpliendo ninguno de sus preceptos y no son más que “una mancha entre sus feligreses”… Los tachaban de delincuentes, pero luego bien que los cuentan para lo que les interesa: Ser la religión con más seguidores cuesta mucho

Dificil elección

26 agosto 2008 at 13:43

Delicado el tema sobre el que hoy quiero hablar: ser el que más quiere o el más querido…

En gran número de relaciones que han superado la barrera de la desaparición de “las maripositas de la barriga” empiezan a distinguirse, incluso a ojos inexpertos, estos 2 roles de comportamiento en pareja, ahora bien… si pudieras elegir, ¿cuál de ellos te gustaría ser?

Quizás, para tomar una decisición como esta, primero debería plantearse el perfil de cada uno.

Filosofia barata

18 junio 2008 at 14:21

Hoy, en lugar de hablar del siguiente rival de España en la eurocopa y de cuanta gente va a ir a recibir al equipo español el lunes que viene en Barajas 🙂 , me voy a poner un poco filosofica, meditante y reflexiva.

Me estoy planteando mi manera de ver las cosas y de enfrentarme a las realidades que nos rodean, y he llegado a la conclusion de que me he estado engañando a mi misma.

Resulta, que yo no soy persona de leer muchos periodicos, ni de ver muchas noticias; estoy, por lo general, bastante desinformada y por lo general, bastante feliz al estarlo. Lo cual me hace pensar, si me estare aplicando a mi misma, consciente o no, lo de “vivir feliz en mi ignorancia”.

Pero si esto es cierto, ya no podria ser feliz, porque yo quiero ser una persona independiente, capaz de enfrentarme al mundo por mi misma, y resulta que lo soy, pero en mi propio mundo. Si leo noticias y me informo de lo que esta pasando en realidad, no puedo evitar tener una opinion, por lo general muy activista, lo cual es frustrante porque no puedo hacer nada (o lo que puedo hacer es poco y no sirve de mucho), y me entra miedo al pensar en lo que podemos, y seguramente llegaremos, hacer; de modo que no puedo quedarme tranquila y ser feliz con lo que me rodea.

Entonces, si quiero ser feliz, y teniendo en cuenta mi forma de ser activista, reivindicativa y revolucionaria con las cosas que me tocan de cerca (quien me conozca sabra que es cierto), tengo que vivir engañada?, dando la espalda a problemas reales que no estan al alcance de mi mano resolver pero que algun dia podrian afectarme a mi? no pensando en los demas sino solo en mi misma y mi realidad mas cercana? Olvidandome de noticias y titulares y metiendo la cabeza hasta el cuello en series, peliculas, libros y fantasias donde refugiarme?… Es una decision dificil de tomar y creo que me va a llevar una vida decidir cual va a ser mi postura final, y entonces, seguramente, ya sea demasiado tarde.

La huelga

12 junio 2008 at 15:13

Llevo ya unos cuantos dias debatiendome sobre la opinion que me merece la huelga de transportistas que esta sufriendo España y otro muchos paises europeos. De lo que esta ocurriendo fuera de España no se mucho, y puede que de lo que esta pasando en España tampoco, no obstante, por lo mucho o poco que leo en los periodicos y las noticias de las diferentes cadenas on line, no he podido evitar tener una opinion al respecto.

Comprendo los motivos que han llevado al sector a hacer la huelga, la desesperacion y frustracion de no poder hacer nada viendo lo que esta pasando a su alrededor. Comprendo que si no hubiesen sido ellos habrian sido otros, porque lo piensen o no, su situacion no es exclusiva, y todos los españoles la estan sufriendo, todos tenemos hipotecas, trabajos que podrian estar mejor pagados, y tratamos de salir adelante como buenamente podemos sin dejar de sentir que nos estan exprimiendo poquito a poco.