Salirse de la media

29 marzo 2016 at 15:28

Óliver en el Parque del Cine

Si algo he aprendido desde que somos tres es que ser padre es vivir preocupado, por todo. Por lo malo y por lo bueno. En septiembre, Óliver entrará en educación infantil, en el colegio, sin haber cumplido tres años. Cuando nació nos preocupaba que iba a llegar muy pequeño al colegio, con mucha diferencia de edad con su primo, nacido en enero del mismo año.

Pero Óliver aprende rápido. Preocupantemente rápido. Y aunque suene raro, el que Óliver aprenda rápido me tiene intranquilo.

Si sigues las aventuras de MiniPeque Óliver por Twitter o Instagram sabrás que las aficiones de nuestro retoño no son las típicas de un niño que aún no tiene dos años y medio. Hay compis de guarde que apenas sueltan cuatro palabras, y otros que como él hablan como loritos. Lo normal, vamos. Ya han aprendido los colores básicos, en casa y en clase, aunque Óliver sabía antes de entrar alguno más de los habituales, como el beige. Algunos reconocen los números del uno al tres, del uno al cinco, y del uno al diez. Óliver esos los sabía con poco más de un año. Entró en la guarde contando hasta 20. Ahora reconoce y lee números de tres cifras. Le hemos enseñado hasta el cien, y él ha deducido cómo se sigue a partir de ahí. Sabemos que reconoce por encima de 200 por lo menos.

Con las letras pasa igual. Aprendió las vocales casi antes de hablar. Le fuimos dando letras de juguete poco a poco, y a medida que las reconocía le dábamos más. Con año y medio conocía todas las letras, sin ningún orden. A diferencia de números y colores, sólo se las enseñamos en castellano para no liarle. Y estas navidades le pusimos esta canción *:

Decíamos ayer

25 febrero 2016 at 10:57

La primera foto que he encontrado por ahí

Publicar ha pasado por mi cabeza en incontables ocasiones en estos años de caos desde el último artículo. Algunas veces coincidió con falta de tiempo, de motivación, de aburrimiento por la plantilla instalada, e incluso en dos ocasiones por haber perdido el acceso al panel de administración. Muchas veces he terminado acudiendo a Facebook para un artículo que no cabía en Twitter. Maaaaaaal.

Me ha dado el pronto hoy y, en un hueco que no tengo, voy a retomar donde lo dejé sin dar explicaciones, plagiando vilmente a Fray Luis de León (¿no te parece bien?, pues a Unamuno no le dijiste nada).

Bueno, qué más da. Si ya nos conocemos de sobra. Nos casamos, y fue precioso. Sigo trabajando con mis ruidos. Sigo programando. Sigo ligado a WSL, aunque ahora sólo como colaborador por falta de tiempo pero no de ganas. Duncan sigue con nosotros, aunque ahora le saque a pasear más mi suegro que nosotros. No es por falta de cariño ni nada de eso, sino cambio de horarios y responsabilidades. Que sí, que ya conoces a MiniPeque Óliver, aunque quizás no le hayas visto más allá de los mofletes por Instagram o Twitter.

Oh, pues claro que próximos posts van a tratar sobre él y la aventura diaria que nos regala, pero ni mucho menos quiero que El Bidorto se vuelva monotemático. Por eso él tiene sus propias cuentas en redes sociales, no quería aburrir a mis seguidores que no estén interesados en toneladas de fotos de un peque.

Ah, si la imagen de cabecera te extraña no te preocupes. Es literalmente la primera foto que he encontrado por ahí (fuente).

¿Regularidad? La de siempre, que es ninguna. En el fondo este post es sólo para evitar la excusa de “pero si antes de escribir tendría que decir por qué no he escrito nada desde 2010″…

Duncan MacPerro del clan de los MacPerros

25 noviembre 2010 at 9:44

Tal como hace unos días os conté, tenemos un perro; es un perro muy cariñoso que, aunque no siempre nos hace mucho caso, se nota que se alegra de estar con nosotros. Y aunque a mi ya me gustaba antes de lavarlo y pelarlo, tengo que reconocer que ha ganado mucho.

En el post anterior os contaba como fue el proceso de decisión de quedarnos con el perro, pero una vez que lo decidimos, la veterinaria nos informó de que para tenerlo todo en regla debíamos “registrarlo”, y eso hay que hacerlo con el nombre que le fuesemos a poner al perro.

Yo decidí hace mucho tiempo que si alguna vez volvía a tener un perro (de pequeña siempre hemos tenido perro en mi casa), lo llamaría “Goser”, y de apellido sería “el destructor”. Así, mi perro sería “Goser el Goseriano, Goser el destructor”. No me digais que no mola como nombre para un perro 🙂

Nuevo miembro de la familia

15 noviembre 2010 at 15:57

Después de mucho tiempo sin aparecer por aquí, y no siempre por el tema de los “bichos”; he encontrado, y nunca mejor dicho, una muy buena razón para tomarme un tiempo y escribirla.

Resulta que aquí donde me veis, soy una blandengue que me conmuevo y apiado muy rápido de las desgracias ajenas, y cuando son a un animalito pues más.

Hace un par de semanas apareció frente a la puerta de nuestra casa un perrillo abandonado. Hasta aquí no es nada nuevo, pues no era la primera y seguro que ni la última que algún desaprensivo/a deja a un animal en cualquier cuneta con la infame esperanza de no volver a verlo nunca; sin embargo, este tenía algo diferente, lo normal es que pasados unos días el animal se vaya a buscarse la vida en cualquier parte viendose rechazado por todo el vecindario, no obstante este perro no se iba, se quedaba los días en la acera esperando a que alguien viniese a por él.

Poco a poco parecía que el perro se daba cuenta de que nadie iba a ir a buscarlo y se acercaba a las casas de alrededor en busca de algo de comida y cariño; y aunque no todo el mundo lo recibía por igual, sí que habíamos unos cuantos a los que nos dio tanta lástima su situación que no pudimos evitar el darle de comer y alguna que otra caricia.

Recorte salarial

2 junio 2010 at 15:22

Todo el mundo ha escuchado hablar de los recortes salariales para la mejora de la economía española, de eso estoy segura, pero cuántos saben a quién se aplica.

Parece ser que como los que más gritan, o los que más “poder de convocatoria” tienen son los llamados funcionarios públicos, muchos piensan que les afecta solo a ellos; pues no, resulta que todo aquel cuyo sueldo dependa en alguna medida de los presupuestos del estado, va a sufrir los recortes, aunque sólo sea porque su empresa ha recibido alguna subvención ridícula.

Por si alguien no lo sabe, los investigadores que tienen la suerte de cobrar, y la “más suerte” de estar contratados, son pagados por el estado a través de proyectos, contratos de investigación, subvenciones y otras historias que no me voy a poner a contar ahora; así que todos nosotros también vamos a ver nuestro sueldo reducido.

El día 24 de mayo se publicó en BOE el Real Decreto-Ley 8/2010 que trata de las medidas urgentes en materia de retribuciones en el ámbito del sector público estatal. Según este decreto todos con sueldos dependientes del estado iban a sufir una reducción del mismo equivalente al 5% de su sueldo; todos excepto los funcionarios públicos, para los cuales se aplicaría lo que han denominado un componente de progresividad, según el cual se aplicará un porcentaje de reducción diferente según el tramo salarial al que pertenezcas, recibiendo un recorte casi simbólico los que cobren menos de 19000€ brutos/anuales, y se irá incrementando a medida que aumente este sueldo bruto anual.

Muy bien, la medida me parece justa, si cobramos del estado, y el estado está haciendo recortes que incluyen a todos sus “empleados”, hagámoslos de manera que minimicemos el impacto del recorte en las personas que precisamente son las que más lo están sufriendo por cobrar menos. ¿Cuál es el problema? que esta distribución según tramos salariales no se aplica a los que, no solo no somos funcionarios, con lo cual no podemos decir que tengamos la tranquilidad de tener el trabajo asegurado, sino que además somos los que menos cobramos. A los que somos “Personal Laboral del sector público”, se nos aplica un 5% independientemente de lo que cobremos, así que los que tristemente no seamos ni mileuristas nos van a reducir casi 50 euros mensuales por toda la cara.

Para compensar este despropósito, la Junta de Andalucía acaba de publicar una serie de modificaciones del Real Decreto 8/2010, en BOJA número 105. por las que para la comunidad autonoma andaluza, se incluyen variaciones en algunos de los artículos que comentaba anteriormente, siendo la mayor y principal diferencia la aplicación del componente de progresividad a todas las retribuciones del personal laboral y no sólo al personal del sector público (los funcionarios).

Yo supongo que en todas las comunidades autónomas estarán planteándose medidas como las que ha tomado la andaluza, aunque no lo sé; lo que sí que sé, es que en mi caso concreto, que cobro del Instituto de Salud Carlos III, o no se han enterado de que se están tomando este tipo de reajustes, o símplemente les da igual y han “decidido” aplicarnos a todos el 5% sin pensar que el sueldo base, ni el bruto es el mismo en todos los casos.

Desde aquí, con conocimiento del más bien poco impacto que este artículo pueda tener, me gustaría que, a nivel nacional, se tuviese con todos la misma consideración que se ha tenido con los funcionarios; fíjate bien, no estoy pidiendo que no se hagan los recortes, entiendo que es una medida que se tiene que tomar; pero si se ha pensado que no se puede aplicar la misma reducción a todos los funcionarios, porqué no se ha hecho extensiva al resto de los que iban a sufrir la ley.

Yo no entiendo mucho de legislaciones, decretos y cosas de estas, pero sé reconocer una injusticia incluso cuando tratan de esconderla detrás de jerga político-legal; si tan solo nos tratasen a todos por igual, este tipo de acciones no serían tan polémicas.

Noche de misterio

11 mayo 2010 at 14:58

Tal como adelantaba en el post anterior, el sábado pasado tuvimos nuestra esperada “noche de misterio”.

Todos estábamos emocionados por el evento, con esa sensación de nerviosismo un tanto histérico que se hace fuerte en el estómago e impide cualquier ingesta de alimento, si no quieres echarlo a la misma velocidad que lo comiste.

Los dueños de la casa en la que íbamos a hacerlo ni siquiera pudieron esperar a que llegasen los demás para ayudar a preparar el ambiente, y se les fue ocurriendo ideas tras ideas, a cuál más original y bien pensadas de modo que dejaron la casa que realmente podría haber pasado por un bar clandestino, con su almacen, reservados, baños/tocador de caballeros y señoras (con su identificación correspondiente); el salón estaba despejado de muebles que pudiesen estorbar con la acción, colocaron una gran mesa a modo de barra, donde se pusieron los platos de comida y las bebidas, y se pusieron pequeñas mesitas sobre las que habían tapetes y barajas de cartas para jugar al poker, o unos dados y sus cubiletes, e incluso una pequeña ruleta que dio bastante juego una vez descubierto el asesino.

El Juice Joint

Ambientación Noche de misterio. Gramófono virtual años 20

Después llegó el momento de disfrazarse; la casa se volvió una locura, los baños fueron invadidos por mujeres colocándose las pelucas o el peinado, maquillandose, pintándose las uñas, recolocándose los ligueros, mientras que los hombres se ajustaban los tirantes y el sombreso en cualquier habitación que quedaba libre. He de decir que jamás me imaginé que nos lo tomaríamos tan en serio y que nos arreglaríamos tan bien como al final estabamos todos, absolutamente todos; sin lugar a dudas, las mujeres íbamos espectaculares y los hombres impresionantemente guagos.

Una vez todos listos, empezó el juego y yo, desde mi personaje puedo afirmar que todos con los que yo tenía que interactuar lo hicieron genial, estaban super metidos en sus respectivos papeles y con más o menos sutileza llevaban a cabo las tareas que tenían encomendadas (yo hubiese preferido que algunas se hubiesen relajado un poco, porque a mi personaje la tenía frita). Eso sí, el juego se desarrolló muy bien, y aunque algunos hubiesemos querido prolongar un poco más la fase de investigación, porque aún estabamos realizando otras tareas, creo que a todos se nos hizo igual de corto por lo bien que nos lo estábamos pasando.

Y claro está, ya vestidos y ambientados, con botellas de alcohol por consumir, algunos prolongamos la noche hasta que se nos hizo de día; todos conscientes de que ya no nos recuperamos de las juergas igual que antes, asumimos ese riesgo, al menos yo, con mucho gusto.

Llega el “buen tiempo”

3 mayo 2010 at 13:10

Señoras y señores, ha llegado el calor.

Casi todos los días de la semana pasada y desde luego este último fin de semana hemos podido disfrutar en Málaga de unas temperaturas más propias del més de julio que del mes de mayo que estamos estrenando. Muchos han sido los que se ha vuelto locos con el calorcito y se han plantado en la playa a tomar el sol, jugar en la arena, dar “agradables” paseitos, e incluso, más de uno y más de dos osados, se han pegado su buen baño.

Hoy todos comentan que van a bajar ligeramente las temperaturas, aunque no sé si los que lo dicen lo hacen con conocimiento de causa, o símplemente porque así lo esperan, ya que a su “premonición” acompañan un “es que si no es así, imagína cuando llegue agosto”. Aunque de cualquier manera, hoy mucha gente parece más feliz.

Ya sé que se ha dicho como chopocientas veces que la razón del “buen humor” de la gente del sur de España es debida a su clima; pero creo que hasta ahora nunca me había parado a ver hasta qué punto es evidente el cambio de comportamiento y de ánimos de la gente sólo por el mero hecho de subir el termómetro. En mi trabajo por ejemplo, los lunes son un tanto depresivos, en el sentido de la palabra que todo el mundo entiende, y sin embargo, hoy están todos más animados; la gente hace su trabajo, como todos los días, pero hoy además, gastan bromas, se ríen, comentan y es todo como… más alegre.

Y lo más curioso es que incluso cuando el calor es exagerado, cuando llega un punto en el que hasta te agobia o asfixia, sí, vale, nos quejamos, clamamos al cielo por un poco de aire acondicionado… pero seguimos estando de mejor humor que durante el invierno. Nos encerramos en las casas durante las horas de más calor, pero ansiamos la llegada de la tarde y la noche para salir a dar una vuelta, para quedar con los amigos, para ir de compras o tomar algo… incluso entre semana; y no nos importe tener que madrugar, porque “sarna con gusto no pica”. Entiendo que haya quien nos envidie por poder disfrutarlo.

A mi desde luego, me apetece mucho todo lo que implica este buen tiempo.

Autoconvicción

28 abril 2010 at 15:09

Hace unos días os conté sobre mi decisión de alimentarme de una manera más sana (eufemismo de ponerme a dieta). Pues bien, hoy quisiera escribir sobre cómo lo llevo.

Ya sé que los primeros días son los peores porque son en los que más se te apetece comerte algunas de las cosas que hace apenas 3 días te hubieses dado el gusto de comerte; pero ni el saberlo o la esperanza de que es transitorio no hace que se pasen mejor.

Desde mi corta experiencia, lo peor es cuando llega la noche, estás en casa y es la hora de cenar; durante el día me puedo controlar más porque, estoy en el trabajo, me mantengo ocupada y la verdad, no tengo tiempo de pensar en que no puedo comer tal o cual cosa, y como el almuerzo lo planifico el día antes, pues no tengo más remedio que comerme lo que me he traido, y punto. Sin embargo, he de admitir que lo peor para “alimentarse mejor” es el tiempo libre, el tiempo de descanso. Durante estos ratitos sí que vienen a la imaginación platos deliciosos cargados de calorías… no obstante, se puede superar.

Me he dado cuenta de que además de los trucos que todo el mundo recomienda, a mi personalmente me viene muy bien para no pensar en comida, autoconvencerme de que “no es que esté a dieta, sino que estoy comiendo bien”, me explico, se ve que cuando me puse a dieta, mi cerebro empezó a “agobiarse”, y empezó a mandar señales a lo loco de que tenía que comer, que tenía hambre, que necesitaba comida, vamos, lo que se suele llamar ansiedad por la comida. Pero si yo no admito que estoy a régimen (de ahí eso de “alimentarme mejor”) como que mi cerebro se relaja y me deja un ratito tranquila.

Igual todo esto que estoy diciendo no son más que chorradas, o delirios por la comida, pero oye, si yo me lo creo y con eso me resulta más fácil, pues por mi bien.

Luces que deslucen

30 noviembre 2009 at 16:07

Este año, creo que el primero, el ayuntamiento de Málaga decidió encender el alumbrado “navideño” de la ciudad el pasado viernes día 27. Como yo soy una “tonta de la navidad” y no hay cosa con la que se me haga más ilusión que las lucecitas de navidad, ya sea en las calles, centros comerciales o en mi casa, nos fuimos a las 11 de la noche a disfrutar como una enana.

Para mi, de los momentos que más me ilusionan y que estoy todo el año esperando a que ocurran, es precisamente ese, la noche del alumbrado navideño, y claro, pues una tiene sus expectativas y vive emocionada el viaje desde casa hasta Málaga imaginando lo bonito que estará todo.

Aclarado lo que supone para mi el momento, no pudo sino ser completamente decepcionante entrar en Málaga por plaza de Manuel Azaña y no ver más que una triste “guirnaldita”; nada de muñecos de nieves iluminados, nada de ciervos o regalos llenos de luces. Peor aún, nada de decoración en toda la avenida de Andalucía, cuando todos los años decoran las farolas y ponen mallas de luces en las palmeras de la mediana de la calle. Y luego llegamos a la redonda de El Corte Inglés, y de no ser por la decoración del comercio, no habría donde rascar. No hay luces en Eugenio Gross, ni en la mayoría de los barrios que siempre engalanaban; para compensar, han “rescatado” calles del casco histórico que no solían alumbrarse, pero me queda la sensación de que salimos perdiendo.

Eso sí, en la alameda principal no han podido poner más luces porque no había más sitio donde ponerlas; han sobrecargado la Alameda de una manera exagerada con unos colores que no combinan demasiado bien (siendo amables con los que los eligieron), hasta el punto de doler la vista (y el oido, porque chillan). El paseo del parque también está un poco saturado y lo único que se salva es calle Larios, y no tengo muy claro si es porque realmente está bonita, o porque está muy cerca de la Alameda y en comparación todo es bonito.

Pero claro, todavía publican que este año, hay más luces que en años anteriores… no lo dudo, las han concentrado todas en el mismo sitio.

Paradojas que tiene la vida

27 noviembre 2009 at 11:25

Me alucina cada vez más la capacidad de las llamadas “madres de antes”, estas mujeres cuidaban a los niños (con más o menos ayudas de las abuelas), podían trabajar fuera de casa, y mantenían sus casas impolutas… al menos ese es el caso de mi madre y de muchas madres que conozco.

Tanto Alkar como yo trabajamos de lunes a viernes. No tenemos niños, aunque sí un “sobrimo” (sobrimo: dícese del hijo de tu primo con el que te has criado y que es lo más parecido que tienes a un hermano) al que adoramos y que aprovechamos para “secuestrar” siempre que podemos. Pero desde luego, no tenemos la casa impoluta, y si queremos tenerla límpia y ordenada, es a costa de nuestro tiempo libre; con lo cual tenemos que dedicar toda la mañana y parte de la tarde del sábado a los quehaceres domésticos, y no estamos hablando de una limpieza a fondo.

Esta situación puede sobrellevarse al principio, pero llega un momento en el que se convierte en la razón de muchas discusiones: que porqué no has recogido eso, que si tardas mucho en limpiar el baño, que si uno limpia más que el otro… Pequeñas, y no tan pequeñas, disputas que van haciendo mella en la relación.