Una carta adelantada a los Reyes de Oriente

9 agosto 2016 at 12:10

Dromedarios por el desierto

Parece que las cartas a los Reyes de Oriente llegan tempraneras este año… Como algunos ya sabréis, desde hace unos años soy escriba de los Reyes de Oriente, y me llegan muchas cartas de pequeños al correo electrónico con toda clase de peticiones.

Intento contestarlas, y hoy me ha llegado una. En agosto. Mejor eso que el 4 de enero por la tarde, que es lo habitual. Os extraigo lo importante y omito la dirección y teléfono que la buena de Lourdes ha llegado a incluir en su carta.

Como vosotros ya sabréis quiero tener un móvil.
Ya se que es una propuesta arriesgada porque vale mucho dinero pero yo me he estado informando y he encontrado el movil que me gusta lo mas barato posible.
El móvil se llama: SONY Xperia M4 Aqua E2303 4G 8GB Blanco
Y si desean comprarlo online aquí les dejo la dirección de enlace: […]
ademas d esa gran felicidad que reunirá yo al tener como regalo un móvil, me gustaría que me lo regalaran para antes de reyes sobre octubre noviembre o incluso septiembre bueno eso si ya les ha llegado la carta

Y esta es la respuesta que le he mandado a la pequeña. Estoy muy contento por cómo me ha quedado, porque hasta me he dado el gustazo de meter alguna que otra referencia de cultura pop.

El mayor dilema era cómo decirle que sí a una niña que pide un móvil sin saber si los padres lo aprueban. ¿O como decirle que no? Pues lo he aprovechado para ampliar el trasfondo de los personajes, añadiendo una subtrama a la narrativa.

Recibido por:
Reenviado a:
>
> Gaspar, esta niña pide un artefacto eléctrico de esos que te gustan, creo que podrás responderle mejor que yo.
> Eres, desde luego, mejor opción que Melchor, que creo que aún sigue secando sus ropajes tras su incidente en la laguna.
>

Mi querida Lourdes:

¡Vaya! Siempre es una sorpresa agradable recibir cartas inesperadas, pues no es muy habitual que recibamos peticiones en estas fechas en las que el sol caldea nuestras estancias sin necesidad de recurrir al fuego y la leña.

Dices que es una propuesta arriesgada… he de decir que el arrojo y la valentía son valores que los Reyes de Oriente sabemos apreciar, siempre que estén dedicados a un noble fin. A lo largo de estos siglos hemos aprendido que afrontar con decisión los retos que se nos presentan en nuestro camino son la única forma de superarlos, lo que no siempre es tarea sencilla.

Bien conocemos que lo del móvil no es un deseo repentino, y como sabemos entenderás que no eres la única que nos llega con una urgencia similar.

Lo que nos pides, sin embargo, es un reto algo más complejo de lo que piensas, dulce Lourdes. Durante el año nos preparamos para nuestro largo viaje, realizamos acopio de provisiones para nuestro séquito, nuestros dromedarios y nosotros mismos, y leemos y valoramos las peticiones que recibimos. Por supuesto dedicamos grandes esfuerzos a reunir nuestra valiosa carga: las ilusiones de niñas y niños que como tú con tanto cariño nos enviáis en cientos de formas diversas.

Así que desplazarnos fuera de fecha nos es muy complejo. ¡No podemos desplazar toda nuestra caravana para unos pocos pedidos, aunque sean para de tanta importancia para nosotros como tú lo eres! No tendríamos tiempo de tenerlo todo presto para el gran viaje.

Con los móviles además nos vemos en otra situación que añade dificultad, ya que como les he intentado hacer entender a mis fieles compañeros Baltasar y Melchor, son herramientas de gran poder. Gran poder implica siempre gran responsabilidad, pues es fácil que se extravíen o que reciban daños de forma irreparable. Ah, Melchor bien lo sabe, pues hace unos días un paje le enseñó una aplicación lúdica para atrapar animalitos electrónicos y, en su desconocimiento, arrojó el móvil del paje para intentar cazara uno de estos seres, un “picatchu” o algo así se llamaba. El aparato rodó hasta una laguna, y ya no quiso despertar, así que Melchor le ha costeado uno nuevo al paje.

Así, hemos consensuado no ofrecer aparatos electrónicos como estos sin que una mamá, un papá, o algún abuelo, nos den su consentimiento. No son pocos los que hemos recibido, mas de rechazos tampoco son escasos los casos.

Estaremos encantados de atender tus misivas siempre, siempre, pues sabemos que están escritas con tu sonrisa puesta.

Te quiere y desea toda la felicidad que se puede llegar a tener,

Gaspar Kansbar I de Susa, Rey