Escocia en primera persona y casi en directo:Dia 1 y 2

7 septiembre 2009 at 23:46

DSC00246

Bueno, en realidad sería día 1 y 1/2 porque el primer día fue el domingo llegando al aeropuerto de Edimburgo a las 8 de la tarde, recogiendo el coche de alquiler que teníamos reservado, y estaba a tomar viento de la terminal, y llegando al alojamiento a cerca de las 10 de la noche… pues no debería contar como día entero.

Pues lo dicho, llegamos y tras recoger la maleta nada más llegar a la cinta de equipaje, nos dispusimos a recoger el coche que según nos dijeron, estaría esperándonos en la terminal de llegada… cartelitos por todas partes y uno bastante grande y bastante visible que ponía “car rental center”, lo seguimos, lo seguimos, la gente se va quedando detrás y nosotros seguimos la dirección del letrerito, ya no queda nadie porque todos se han montado en autobuses o taxis y nosotros… seguimos la dirección del cartelito. Llegamos al “car rental center” que es un edificio donde todas las agencias de alquiler de coche tienen su mostrador y nos dirigimos al nuestro, no sin antes llevarnos el pertinente susto de no identificar el nombre de nuestra agencia con los que había allí. Hemos tenido suerte y nos han dado un peugeot 308, 5 puertas con 300 km, o lo que es lo mismo, recien salido de fábrica. Alkar se pone al volante y bueno, podía haber sido peor, confusión al principio, mucho miedo, sensaciones raras e incomodidad, ¿he dicho ya lo de mucho miedo? 🙂

El alojamiento lo teníamos reservado, por lo que se ve, en medio del campo, o al menos esa fue la sensación que nos dio anoche conduciendo por el “wrong way” por unas carreterillas estrechas llenas de rotondas y sin una mala farola en todo el camino; y para colmo, resulta que al del alojamiento no se le ha ocurrido que si no pone el nombre del mismo en la entrada la gente no lo va a conocer, menos mal que tienen unos vecinos bastante amables y cada vez que les llegan pegando en su finca 2 extraños con más caras de perdidos que Jack o Sawyer, muy gentilmente les informan que se han pasado y que tienen que volver por esa misma carretera de un único carril, sin arcenes y más bien llega de barro… por lo visto es algo muy común por aquí y no nos avergonzamos porque nos haya ocurrido a nosotros… en Escocia lo hacen así 🙂

Por lo demás, el alojamiento muy bien, la habitación limpia, grande y cómoda, la “suite del ático”; los dueños muy amables también, nos dieron toda la información turística que necesitabamos e incluso un poco de charla. Algo para cenar y a la cama que me iba a reventar la cabeza.


Hoy por el contrario ha sido un día muy productivo, aunque no tanto como hubiésemos querido. Resulta que estando en España pensamos que si realmente íbamos a visitar todos los sitios que queríamos, lo suyo era pillarse algún tipo de bono turístico que incluyese la entrada a algún monumento y así ahorrarnos dinero; pues bien, resulta que con todo este asunto del homecoming 2009, tienen un bono especial que dura hasta finales de septiembre e incluye la visita a 138 monumentos históricos a lo largo y ancho de toda Escocia (homecoming pass); así que lo compramos, y todo muy bien, puedes visitar más sitios de los que te da tiempo, es bastante económico tienes 7 días para utilizarlo, pero sólo lo puedes recoger en:
– Edinburgh Castle
– Stirling Castle
– Glasgow Cathedral
– Urquhart Castle (near Inverness)
Esto quiere decir que esta mañana, después de desayunar hemos tenido que ir al castillo de Edimburgo a recogerlo, perdiendo en esta tarea más de una hora, que hemos echado en falta durante todo el día.

DSC00251

Primer destino: Dunfermline Abbey & Palace. Que ha resultado ser donde está enterrado el rey Robert the Bruce, el coleguita este que traicionó a William Wallace y luego se debió arrepentir porque siguió peleando por los ideales que defendía Wallace y terminó siendo nombrado rey de Escocia (esto al menos es lo que te cuentan en la peli del Mel Gibson).

DSC00255

Junto a la iglesia están las ruinas de la abadía, que si bien no son muy grandiosas que se diga, hacen del entorno un lugar más que bonito, y eso sin hablar de los jardines y parques de alrededor.

DSC00257

Nota: Aparcar aquí es bastante fácil, hay unos aparcamientos a la entrada del pueblecito que dan justo a la entrada trasera de la abadía y si no, el aparcamiento en la misma puerta también es posible por el módico precio de 40 peniques la media hora (no hace falta más tiempo).

Siguiente parada: Lochleven Castle. Es un castillito, no muy grande situado en una isla en mitad del lago Leven, se puede llegar a él en una barquita que te acerca desde el pueblo, o simplemente verlo desde lejos, como hicimos nosotros porque el tiempo no era algo que nos sobrara.

De aquí al castillo de Elcho, que está un poco escondido, la verdad, pero que para mi gusto merece la pena visitar. Es pequeñito pero completamente en pie, y puedes recorrer el interior sin ningún problema, incluso el tejado.
DSC00261

Sin parar, nos dirigimos a Scone Palace, el primer sitio turístico de todos los que habíamos visitado hoy, y es que hasta entonces no nos habíamos cruzado como más de 4 personas en cada visita, una gozada.

DSC00265

Este palacio es el lugar donde se coronaban a los reyes de Escocia y lugar de reuniones de las visitas oficiales de Escocia. El palacio en sí, a mi no me pareció nada del otro mundo, el interior digo, sólo te dejan ver la planta baja y está de lo más recargado; eso sí, este lugar es famoso por sus increíbles jardines, extensos hasta donde alcanza la vista y llenos de “malditos pavos reales” (por si alguien no lo sabe tengo pájaro fobia, no algo de lo que me sienta orgullosa pero que le vamos a hacer, una es así de rara).

DSC00267

A continuación teníamos que decidir si ir hacia el norte y visitar el castillo de Glamis o, ya que supuestamente cerraba a las 6 y eran las 3:30, nos daba tiempo de pasarnos antes por St. Andrews y ver la catedral, optamos por esto segundo. Llegamos a la catedral y todo lo que podemos decir es que debía ser enorme, y muy bonita ya que las 4 piedras que quedan son impresionantes.
DSC00268

El único problema es que cuando íbamos hacia el castillo de Glamis, tuvimos que atravesar Dundee (bastante fea todo sea dicho) y nos pilló una caravana de media hora y llegamos tarde a visitar el castillo, aunque en realidad no nos hubiese dado tiempo a verlo porque aunque cierra a las 6, la última visita es a las 4:30; que tiene que ser enorme para que la visite dure hora y media. Es una lástima porque queríamos verlo y ya no podremos porque queda completamente fuera de la ruta de mañana.

En cuanto a otros lugares pendientes, pues nos hemos quedado sin poder visitar el castillo de Dunnottar, pero este esperamos poder verlo mañana a primera hora ya que sólo supone desviarnos 20 minutos del camino planeado y tampoco teníamos tantos puntos que ver mañana como hoy.

Ahora estamos en Aberdeen, el alojamiento también está muy bien y está lloviendo a cántaros. Son las 11:40 de la noche y mañana nos toca madrugar otra vez.

Hasta mañana.

Tags: