Elecciones europeas

28 mayo 2009 at 9:26

Que no se asuste nadie, no voy a hablar de política ni a polemizar sobre las campañas electorales de nuestros “queridos” partidos políticos, no me interesa en absoluto meterme en esos temas porque para cabrearme siempre hay tiempo. Lo que desde hace unas semanas me preocupa es la incertidumbre de no saber si me va a tocar pringar el día de las elecciones.

Resulta que me ha tocado ser presidente suplente (que como cargo ya me parece algo ridículo) de la mesa electoral de mi zona, y claro, como a todo español que se precie, la idea de pasarme el domingo haciendo el canelo me da siete patadas. Entonces surgen mis dudas:
– ¿qué posibilidades tengo de librarme del tema? o sea, ya sé que si el presidente titular no se presenta no me libra ni Dios, pero… ¿cómo de fácil es que se libre el presi titular? y si no ha encontrado excusa pero simplemente no se presenta… ¿qué es lo que le pasaría?.
– Si finalmente me toca echar el día, qué se supone que tengo que hacer, cuál es mi papel como presidente… tengo que hacer promesas que no cumpla a la gente que venga a votar, tengo que meter la mano en las arcas electorales y dejarme sobornar a cambio de favores presidenciales… No, venga, en serio, qué se supone que tengo que hacer, porque todo el mundo me dice que no me preocupe, que yo llego, se constituye la mesa y a votar… pues claro, hasta ahí llego, pero el problema es que para empezar, la mesa la tendría que constituir yo, y yo eso no lo he hecho nunca, o sea, cómo se hace: “Se constituyan, leches!”, vamos, que no me veo. Y el tema del recuento… ¿también me tocaría hacerlo a mi?… y qué hago con las papeletas, y quién se lleva los resultados… Estoy yo muy puesta en el tema, verdad?

También me han dicho que si me tengo que quedar me pagan el día y me dan otro libre en el trabajo para compensar el domingo… pues vale, pero yo preferiría saber si ya por el hecho de que te haya tocado un año, te sacan del saco de los posibles miembros para futuras elecciones, porque no está bonito eso de que algunos tengan que sufrir más de una vez mientras que otros aún no han pasado por el trance.

En fin, y así hasta el día 7 de junio.