Malaga

21 abril 2008 at 12:40

Es muy curioso la percepcion que tenemos de las cosas, este fin de semana he estado en Malaga, llegue el viernes a las 9:30 y me vine ayer a las 5 de la tarde, y todo el tiempo que he estado en Malaga lo he sentido como si en ningun momento me hubiese ido de alli; el viernes cuando llegue, Alkar me pregunto si se me hacia raro estar en Malaga y yo le dije que si, pero no era cierto, no me sentia rara por estar en Malaga, me sentia rara porque sentia que habia estado siempre alli. Quizas esa sea la razon de que no consiga sentirme del todo bien aqui, porque no dejo de pensar en mi casa, mi gente, mi trabajo, mis amigos… no me “desarraigo” 🙂

En cuanto al fin de semana ha estado genial, y nos ha cundido mucho.

Para empezar mis padres no sabian que yo bajaba asi que les he dado la sorpresa de sus vidas, mi madre al verme en la puerta dio un grito que la debieron escuchar todos los vecinos, y mi padre el pobre no sabia que pensar porque lo primero que se le ocurrio es que me habia pasado algo y me habia tenido que volver (que teniendo en cuenta que el mes pasado fue movidito, el pobre mio se temia lo peor), una vez que vio que no pasaba nada malo, se alegro como el que mas. Como sabiamos que llegaria tarde y mis padres cenan temprano teniamos unos complices, mis tios, que los habian llamado para quedar con ellos para cenar y asi obligarlos a esperar, de este modo cuando yo llegue nos fuimos todos de cena.

Dormir en mi cama… en mi cuarto… que sensacion 🙂

El sabado nos levantamos relativamente temprano, porque habia muchas cosas que hacer y muy poco tiempo para todo. Primero nos fuimos a mirar sofas, colchones y somieres… que os recuerdo que tenemos una casita que amueblar; ya los teniamos visto antes de que yo me fuera asi que fue ir, elegir telas y colores, negociar precio y “regalitos” y encargarlos 🙂

Despues de las comprar era hora de almorzar… Tintero (campero), sin lugar a dudas, quiero boquerones al tintero, pescaito rico. Pescado de entrantes y un solomillo a la pimienta de plato principal… pedazo de solomillo, y muy rico por cierto. Las raciones de pescado mas bien escasas, pero la carne muy buena y a buen precio.

De sobremesa: visitas a la familia, regalito para los niños, un buen rato con mi abuela y a casa de mi tia a ver a mi “enano”, como se puede querer tanto a un niño… Pasamos un par de horas jugando con mi chico y nos fuimos a comprar algunas cosillas para traerme (algunas cosillas=eufemismo de jamon serrano 🙂 ).

Son mas de las 8:30 pero no puedo irme sin tomarme un cafe con un dulce… que en inglaterra sabran mucho de te, pero desde luego el arte del cafe lo tienen olvidado. Como llevamos todo el dia comiendo no hay hambre para cenar, asi que nos vamos a ver a los padres de Alkar que resulta que tambien estan en Malaga.

Volvemos a mi casa a las 12, cenamos algo, nos ponemos comodos, y nos arrumacamos en el sofa a ver la tele, o a dormir la tele, pero juntos… que sensacion tan agradable 🙂

Domingo por la mañana, churritos para desayunar, paseo por el rastro y de vuelta a casa a empezar a despedirse de la gente, ducharme, hacer la mini-maleta, almuerzo y al aeropuerto… Las despedidas siempre son duras asi que no hace falta que os la cuente, ni el momento de llegar aqui y desear estar en otro sitio.

Hoy ya estoy mejor, mas recuperada y con la sensacion de que no me he ido de aqui, y quizas por eso no se me este haciendo tan duro el dia… no este llorando por los rincones añorando volver… tenga mas fuerza de voluntad para aguantar ahora 9 dias a que vengan mis padres, luego 2 semanas a que baje yo, y por ultimo, mes y medio para mi vuelta.