Fin de semana completito

19 mayo 2008 at 11:26

Aprovechando el cumpleaños de mi “sobrino”, al que quiero con locura, y el hecho de que segun el borrador de hacienda tenia que pagar 80 euros, cosa totalmente incoherente teniendo en cuenta la cantidad de gastos y facturas que tuvimos el año pasado por la casa, pues este fin de semana he bajado a Malaga.

Llegue el jueves por la noche para ir a hacienda el viernes por la mañana a aclarar el asunto, y me quede hasta el domingo a las 5 y asi pude ir al cumpleaños de mi enano el sabado por la tarde.

El viernes por la mañana fui a la estetica (pues una estara en Cambridge, pero no le gusta ir por ahi con las piernas llenas de pelos), al baratillo de mi pueblo, a visitar a mis compañeros del laboratorio de Civil (que me dijeron que me echaban mucho de menos y se interesaron por mi situacion y estado de animo aqui) y de ahi, corriendo, corriendo a Hacienda. Media hora esperando en Hacienda pero merecio la pena puesto que en lugar de pagar, me van a tener que devolver 1200 € 🙂 ; 1200€ que por otra parte vamos a tener que pagar a la Junta por otro tema de la casa, pero bueno, ya sabeis el dicho… “Virgencita que me quede como estoy”

De vuelta a mi casa que todos me esperan para almorzar, hummmm… estofado de mi madre… :)~

El viernes por la tarde habia que ir a comprar el regalo para el cumple: una bici. Estuvimos en Navarro Hermanos, jugueterias del MalagaNostrum y en todos los Carrefours de Malaga. Como no podia ser de otra forma, la compramos en el ultimo sitio en el que estuvimos que era el primero al que queriamos ir pero que cambiamos de opinion justo cuando estabamos de camino :). La bici se la llevaron mis padres y Alkar y yo nos fuimos mas que de bulla para un restaurante en el que habiamos reservado para cenar con los amigos.

La cena copiosa, y los amigos grandes.

La mañana del sabado se paso entre envolver regalos y visitar tiendas de muebles para ir pidiendo presupuestos para amueblar el salon y el dormitorio (saber lo que cuestan las cosas me ayuda a soportar el tiempo aqui ya que me autoconvenzo de que el tiempo que paso aqui me sirve para ahorrar el dinero que luego voy a necesitar para pagar las cosas… cada semana aqui me digo a mi misma “esta semana he pagado una silla” o una mesa, o los cojines del sofa…). Y por la tarde, pase todo el tiempo que pude con mi chico en su cumpleaños, jugue con el, le hice mil u una fotos, y cuando le di nuestro regalo le enseñe a montarse en la bici, a pedalear (aunque fuera a medias) y estuve en todo momento con el empujandole y ayudandole a no chocar con las esquinas… fue fantastico; sobre todo fue gratificante ver como le habia gustado y como no se bajo de la bici ni un momento durante el resto del dia.

Por la noche, tocaba subida en globo, pero por culpa del “mal tiempo”, que resulto ser un chubasquillo y un poco de viento, la actividad organizada por el area de la juventud del ayuntamiento de Malaga fue cancelada. Asi que lo cambiamos por un cine, y nos fuimos a ver Iron Man con mi prima y su novio/marido… la peli, pasable, tampoco me parecio para tirar cohetes pero pasas el rato.

El domingo, dia de mi vuelta, paso entre silencios y suspiros por parte de mis padres y mios, comprobando que lo tenia todo y repitiendo una y otra vez que en 6 semanas estoy de vuelta definitiva, y que en 3 bajo otra vez para empezar a traer cosas de vuelta. En el aeropuerto se me hicieron un par de nudos en la garganta pero me los trague, y al final, no resulto tan traumatico como la vez anterior en la que no pude aguantar las lagrimas y llame a Alkar desde la estacion de tren en Stansted para decirle entre sollozos que no queria estar ahi … debe ser que me estoy volviendo mas fuerte 🙂 Esta vez sin embargo, estuve mas tranquila, apreciando el tiempo que habia pasado en Malaga, pero descubriendo paisajes que pasaban por la ventana del tren de una belleza que no habia visto hasta entonces, con una luz bajo la que no los habia mirado antes; campos verdes hasta donde alcanza la vista salpicados de arboles de flores blancas y de vez en cuando alguna que otra casita con paredes blancas y porches de madera… precioso, y me alegre de estar ahi, me alegre de poder verlo, me alegre de estar de vuelta.