Desde Cambridge con amor (con amor, con pelos y con señales)

2 marzo 2008 at 21:00

Hello everybody,

qué tal os va por esos mundos de Dios? a mi aún no me va, para qué nos vamos a engañar, llevamos aquí desde el jueves y si bien la despedida fué horrible, mi abuela llorando, mi tía llorando, mi madre llorando, mi enano diciendome que no me fuera… ains, que mal rato, y qué panzá de llorar me hubiese dado si me hubieran dejado.

Total, que el viaje bien, incómodo pero es lo normal en un avión, luego tuvimos que pegarnos patadas en el culo para coger el tren, lo cojimos y llegamos a Cambridge, le echamos valor al asunto y pensamos que podríamos llegar desde la estación al bed&breakfast tirando de 50 kg de equipaje… qué ilusos somos!; finalmente pillamos un taxi – inciso:los ingleses conducen como el culo, son bruscos y si ya vas tocada del avión y el tren puedes terminar vomitando en cualquier esquina, no fué mi caso, pero casi -.


Llegamos al B&B y la señora, muy amable nadie lo niega, charlaba por los codos, nosotros mareados, con ganas de pillar una cama y descansar el estómago y la bendita dueña que se empeñe en contarnos su vida, según dice Alkar, claro, yo no me entero de “potatos”. Pues resulta que tiene otro alojamiento con conexión a internet y que podemos quedarnos en ese otro si lo preferimos, que lo preferimos. Muy amablemente se ofrece a llevarnos en su coche para que no tengamos que cargar con las maletas, pero tiene la contrapartida de que hay que volverse a montar en un coche con un conductor inglés que además habla por los codos con una voz… cómo diría yo… aguda?

Alington Guest House (el B&B)
Alington Guest House, el Bed & Breakfast donde nos quedamos.

Tenemos la primera visita (para quien no lo sepa venía sin alojamiento buscado) a las 4, son las 3:30, no hemos comido nada y esta mujer no se calla ni nos deja irnos al cuarto, por Dios… Shut up!!!!. Nos conseguimos librar de la señora y nos echamos a la calle, compramos unos bocatas y vamos de camino a la primera casa; plantón monumental, la dueña no aparece ni después de haberla llamado y haberme dicho que venía de camino, le doy 45 minutos de cuartelillo (que más que cuartelillo es la penitenciaría completa), le dejo una nota y me largo.

La segunda visita resulta estar en la otra punta de Cambridge, así que vamos en bus (para confirmar mi teoría, el conductor se comió 2 redondas y estuvo a punto de saltarse 3 semáforos en rojo por apurar la frenada). Mira tú por donde, esta casa está justo al lado del “Tesco” que es el equivalente al Lidl y Mercadona españoles (me lo apunto para hacer las compras). La casa es una mini casa pero sólo tendría que compartirla con la dueña que parece una muchacha así joven tranquilita pero a la que parece no hacerle mucha gracia que Alkar se quede conmigo el tiempo que esté aquí. Yo estoy muerta, tengo más fatiguitas que en el Titanic y tal y como me está llendo el día sólo quiero volverme a España, eso, o que acabe pronto.

De vuelta en el B&B sólo quiero tomarme una pastilla para el dolor de cabeza y acostarme, mañana será otro día.

Efectivamente, el viernes fué otro día, visitamos una casa de una familia, la habitación es grande, con armario y cajones, mi propia tele, ropa de cama, un gran ventanal, acceso a internet y puedo usar todos los “utillities” de la casa, muy bien, la verdad, pero parece haber otra persona interesada y tienen que decidir a quién se la dan… no me voy a andar por las ramas, me la han dado a mí 🙂 , menos mal, porque lo otro que habíamos visto era el cuarto de Harry Potter (el hueco debajo de las escaleras prácticamente).

Me he instalado, hemos hecho la compra (no mucho porque tampoco tengo tanto espacio para mi en la cocina) e incluso hemos podido hacer un poco de turismo, os adjunto algunas fotillos que hemos hecho porque el centro y sus colleges son una preciosidad

Christ’s College, el primero de los colleges que nos encontramos cuando llegamos.
Christ’s college

Bajando por Trinity Street nos encontramos con la puerta del Trinity College, enorme, de madera un poco resentida del paso del tiempo pero igual de impresionante, y nada más entrar te asombras con la visión de este enorme patio con esta preciosa fuente en medio.
Entrada del Trinity college

Una vez que cruzas los, si no recuerdo mal, 3 “patios centrales”, sales a la zona del río; no sé como describirla para hacerle justicia, tanto al parque como a las fachadas que se ven desde él, la trasera del Trinity, que podemos ver en la primera foto, como a un lateral del St. John’s College, segunda foto. Con el rio por en medio, y las barquitas navegándolo, los gigantescos árboles y el ambiente a “Sentido y Sensibilidad” que me invadió, más aún teniendo en cuenta que la estaban poniendo anoche en la tele.
Portada al río del Trinity college
Portada al río del Trinity College.

Portada al río de St Andrew’s college
Portada al río del St John’s College

El Clare College es más pequeño que los anteriores, o al menos eso me pareció a mí, aunque no por eso merece menos ser visitado, la verdad.
Clare college

El último de nuestro recorrido fué el King’s College, el más impresionante de todos para mi gusto por la altura de su capilla o iglesia o no sé muy bien lo que era porque a mi me pareció una catedral de las nuestras. Y junto a esta “iglesia” está el enorme y super cuidado patio central
King’s college

Mañana tengo que ir al mega-hospital, y ya os contaré qué tal se portan conmigo.