Con la iglesia hemos topado

1 octubre 2008 at 11:55

crucifijo.jpg

Ayer estaban discutiendo en la radio una resolución al tema de la posibilidad de apostatar que había tomado el supremo, la audiencia nacional o algún organismo del estilo (la verdad es que del organismo en cuestión no me enteré muy bien porque trataba de comprender lo que estaban diciendo).

Parece ser que hasta ahora, para dejar constancia y tener alguna especie de “justificante” de que has apostatado, el obispado tenía que hacer una reseña al margen de tu partida de bautismo, entonces te notificaban que esa anotación se había hecho y así estabas “borrado” de la fe católico cristiana. Qué ocurría? que retrasaban estas anotaciones y ponían todas las trabas posibles hasta que había veces que ni las hacían. Ante esta situación, el futuro apóstata tenía que dirigirse a la agencia española de control de datos y denunciar que estaban vulnerando su derecho de protección de datos y era esta agencia la que tomaba medidas legales y conseguían la anotación marginal.

Pues según se ve, el obispado interpuso un recurso en su día y ahora ya no se les puede obligar a cumplir con la voluntad de la persona que quiere abandonar la iglesia porque alegan que el listado de bautizados no se ajusta a la definición de registro o fichero dado que no está ordenado; y digo yo, a lo mejor no está ordenado por nombre, DNI o fecha de nacimiento, pero está ordenado por por fecha de bautizo, ¿no?, así que eso también es un criterio de ordenación hasta donde yo entiendo.

Luego los invitados por parte del clero se preguntaban el interés de los apostatas por tener el documento justificante y por saber que se había hecho la anotación, si de todos modos con el sólo hecho de renunciar de viva voz a la fe cristiana ya era suficiente… porqué nadie les preguntaría a estos señores tan listos el interés qué tienen ellos en no borrarlos de sus “listados no ordenados” si no están cumpliendo ninguno de sus preceptos y no son más que “una mancha entre sus feligreses”… Los tachaban de delincuentes, pero luego bien que los cuentan para lo que les interesa: Ser la religión con más seguidores cuesta mucho