Tratando de arreglar las cosas

14 mayo 2007 at 12:02

Sin ánimo de ser agorera, pues no es más que una opinión compartida por muchos, o nos vamos poniendo las pilas con el medio ambiente o no vamos a tener mucho futuro.

En los últimos años se ha experimentado un aumento no-gradual en las temperaturas globales, esto no es nada nuevo, y cada vez están más presente en los informativos noticias sobre catástrofes naturales tipo inundaciones y sequías extremas hasta ahora poco habituales.

Supongo que es más fácil mirar para otro lado que plantearse una solución o al menos una primera aproximación al problema; aunque a veces, en muy raras ocasiones me alegra ver que aun hay esperanzas y en este punto quisiera yo hacer hincapié, por eso voy a tratar de iros contando la cantidad de nuevos avances y cosas que se podrían hacer para tener una perspectiva de vida futura menos negra.

Para empezar, hoy comentaré el tema de la biomasa forestal. Resulta que la biomasa forestal (que no es más que los restos de maderas de talas, caídas naturales y forraje en general de los bosques) tiene uso, y además un uso práctico y ecológico. Según la Conferencia Internacional Bio South, organizada por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) en Pamplona bajo el título “Aprovechamiento de la masa forestal en el sur de Europa” celebrada a primeros de año, la biomasa forestal ahorraría en España la mitad de la factura que paga actualmente en gasóleo el usuario doméstico para calefacción, agua caliente y aire acondicionado, disminuyendo además el riesgo de incendios forestales, fomentando la creación de empleo local y se impulsaría la industria maderera nacional. Este recurso natural ya es usado desde hace bastante tiempo por nuestros vecinos del centro y norte europeo donde la industria maderera es importante, la masa forestal más extensa y fácil de recoger, y en las casas y las industrias están familiarizados con el uso de ramas y astillas para la producción de calor y frío e, incluso, de energía eléctrica.

A la luz de este “gran descubrimiento” para el panorama gestor andaluz las consejerías de Innovación, Ciencia y Empresa, Agricultura y Pesca y Medio Ambiente, junto al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y seis empresas privadas, han formalizado la constitución de la Sociedad Andaluza de la Valorización de la Biomasa; la constitución de esta sociedad forma parte del Plan Integrado de Aprovechamiento de la Biomasa Forestal de Andalucía de la Junta (pdf).
Pero lo mejor de todo, es que este plan incluye un apartado de apoyo a potenciar el desarrollo de proyectos, empresas e iniciativas destinadas al empleo de la biomasa como recurso renovable generador de energía en Andalucía con ayudas y subvenciones, así que aunque sea por el dinero, espero que surja efecto y se vayan poniendo ya los pequeños granitos de arena para afrontar el cambio, un cambio que tenemos que promover nosotros y que nos llevará en última instancia a vivir mejor.