Tratando de arreglar las cosas II. ¡No tires ese hueso!

21 mayo 2007 at 9:53

Siguiendo con mi ciclo, recién empezado, de post de concienciamiento hoy toca hablar de nuestros amigos los subproductos de la refinería del aceite de oliva y girasol.

El uso ecológico más conocido de los restos de la aceituna y girasol es el biodiésel. Hace tres años se inició un proyecto de investigación para la obtención de biodiésel de gran calidad a partir de las pastas de refinería de aceites de oliva y girasol. Así se evita la contaminación en un doble sentido: gracias al uso de un biocarburante y por la depuración de este contaminante residuo del aceite. Hasta ahora uno de los resultados obtenidos es que el aceite de girasol , al ser menos viscoso, tiene mucha más velocidad de reacción, por lo que las pastas de aceite de girasol podrían ser una mejor materia prima para el combustible.

No obstante, lo que antaño fue un desecho contaminante y un problema para los agricultores, se convierte ahora en una panacea contra diversos males. Utilizan el alpeorujo (restos de la producción de aceite de oliva) para sembrar setas, producir electricidad y hasta para elaborar medicamentos contra diversos cánceres y sida, pero aquí no queda todo, se ha encontrado que los huesos molidos de las aceituna descontaminan aguas residuales procedentes de industrias como la pintura, los curtidos, los galvanizados o la minería.

Fíjate tu! la cantidad de cosas que se pueden sacar y el buen uso que podríamos hacer de ello si simplemente los usásemos.