Spanair, ¿llegar y volar?

30 abril 2007 at 12:02

Estimados todos, aquí estamos de nuevo, con ganas de contaros cosas pero no con mucho tiempo para hacerlo.

De momento, yo no puedo resistirme a la necesidad de poner a parir a los de Spanair.

Esta semana pasada he estado de congreso internacional en Barcelona (del que saco como principal conclusión lo bien que habla todo el mundo inglés menos yo; pero bueno, eso es otra historia) y la vuelta la teníamos con Spanair el sábado a las 12:50.

Llegamos al aeropuerto y lo primero que nos encontramos es las televisiones de información diciendo que la hora “estimada” de salida del vuelo eran las 15:25; nos da un síncope pues teníamos cosas que hacer al llegar a Málaga y vamos corriendo a preguntar en el mostrador de Spanair. Allí no tienen ni puñetera idea de nada y nos dicen que nos informarán cuando vayamos a facturar. Vamos a la cola de facturación, larguísima como es costumbre, y una vez que nos toca el turno preguntamos específicamente por la hora de salida del vuelo… “a las 12:50”, ¡genial!, le comentamos que habíamos visto las pantallas de información y lo que ponían y nos repite que el vuelo va en hora.

Felices y contentos nos dirigimos al control de seguridad (otra cola enorme como es normal) y lo pasamos cuando faltaban 15 minutos para la hora del embarque. Corriendo miramos tiendecitas para traer algún regalito al enano de turno (hijo, hija, sobrimo) y corriendo para la puerta de embarque, para qué… para nada, porque al llegar no hay absolutamente nadie y en la tele de encima pone en todos los idiomas: RETRASADO… eso digo yo, valiente panda de retrasados tiene trabajando Spanair!!.

Vamos a la puerta más cercana donde hay personal y le preguntamos: no saben nada, no es su destino, perdona tengo trabajo. Conseguimos pillar a un controlador de vuelo al que ha acorralado un pasajero de business y le está reclamando que él ha pagado el doble del billete ordinario precisamente para que no le pasen estas cosas; por lo visto si a él le hubiesen dicho la verdad en facturación estaban en la obligación de cambiarle de vuelo sin coste extra y volar a su hora. Le sonsacamos al controlador que nuestro vuelo viene de Oviedo y que a la hora que era (12:45) aún no había salido de allí.

Nos vamos a preguntar en el mostrador de tránsito a ver qué nos dicen y si podemos coger otro vuelo: “no sé nada, viene con retraso, reclamaciones en el mostrador de Spanair”

El mostrador de Spanair tenía una cola integrada por todos los pasajeros del vuelo JK6680 a Málaga con retraso de 2 horas y media, y por los del vuelo a Mallorca con retraso de 5 horas y media. Para colmo, en el mostrador no atienden, siguen la política de cambiar al personal cada media hora y claro, cuando le preguntas algo te dicen: “yo es que acabo de llegar y no sé qué pasa”. Todo el mundo indignadísimo porque además es la hora de comer y ni siquiera dan bonos de comida, se atreven a decir que hasta que no llevas 2 horas allí, no pueden darte para comer, y digo 2 horas desde que tenía que haber salido tu avión, no 2 horas de retraso, aunque sepas que tienes 5 horas de retraso no te dan para comer hasta que no han pasado 2 de esas 5 horas. Pues claro, reclamación al canto, indignación, enfado, insultos y todo lo que os podáis imaginar.

Pero el colmo del asunto es que por esas casualidades de la vida, una vecina del pueblo está allí también, volando con Spanair en otro vuelo con destino a Málaga (JK976) que va a salir antes que el nuestro, del que no se ha informado, que no aparece en las televisiones de información y del que no dicen nada para que no pidamos el cambio. Pues claro, queremos que nos cambien de avión. Llego al mostrador para cuando mis compañeros me dicen que parece ser que se va a efectuar el embarque para nuestro vuelo, me calmo y decido no soltarle todos los improperios que tenía en mente a la señorita de turno y darle solamente las reclamaciones; la señorita de turno no me atiende, se acerca un piloto a mirar algo en un ordenador y yo muy amablemente le pregunto por mi vuelo, que dicen que ya va a embarcar, me mira extrañado, llama por teléfono y me dice también muy amablemente que no, que el avión está llegando pero que de ningún modo va a embarcar para la hora que yo le he dicho. Me voy a la niña del mostrador para pedirle que me cambie de vuelo porque el otro sí que está embarcando ya y me dice que no me preocupe, que mi vuelo también va a embarcar ya, que el avión ya está aquí… Me enciendo y le suelto que es una embustera, que lo que me está diciendo es mentira, que ya me han dicho que no se va a embarcar, me pregunta por quién me ha dicho eso y le señalo al piloto y entonces ella le increpa a él que porqué me ha dicho eso, encima!! será hija de puta!!. Total, que como se ha dado cuenta de que la hemos pillado en el engaño se da la vuelta, nos ignora y se pone a atender a otra gente que no estaba ni en la cola.

En ese momento me salto a todo el mundo que tengo delante y a voces le grito que si va a cambiarme de vuelo, ese otro vuelo que va para Málaga, ella dice no saber de qué vuelo hablo y se lo digo, el JK976 que está embarcando por la puerta 39; quiere ignorarme pero vuelvo a gritarle que si me va a cambiar el vuelo y va y me dice que no, que porqué me iba a cambiar a mi a los otros 100 no, y por qué no se lo cambias a los otros 100? le pregunté yo y me dijo que sólo tenía 5 plazas libres. Le pedí entonces que nos las diera, si están libres; volvió a decirme que no, que no podía dármelas a mi y al resto no; “el resto están aquí, ahora, pidiéndotelas? porque yo nos los veo”. Ella se escudaba en que se la habían pedido antes y no se las había dado, y que lo habían entendido; “pues mira hija, yo no lo entiendo, porque me parece absurdo que tengas a 100 personas esperando un vuelo que debería haber salido antes que este otro, y plazas libres de la misma compañía al mismo destino y no lo completéis. Dime que ya no quedan porque lo habéis rellenado antes de ser mi turno y lo entiendo, pero lo que estáis haciendo, eso no tiene ningún sentido”.

Y así llegamos a Málaga a las 6:30 de la tarde cuando deberíamos haber llegado a las 2. Así que señores, si podéis evitarlo, no voléis con Spanair, porque aunque todas las compañías pueden tener retrasos, al menos las otras se responsabilizan de lo que hacen y se organizan para hacerte la espera lo menos incómoda posible (ya nos pasó algo parecido con Iberia y nos dieron de comer, nos facilitaron estancia en el hotel del aeropuerto y todo esto sin más costes).