¿Granito o silestone?

3 diciembre 2006 at 10:00

Estamos ante una importante duda sobre la cocina y me gustaría conocer vuestra opinión. No sabemos si montar la encimera en granito o en piedra artificial (decartamos por completo las opciones en madera, acero y demás).

En granito hay dos opciones, los nacionales y los de importación. Los nacionales básicamente se caracterizan por ser muy duros y feos. Los de importación tienen unos colores y vetas más llamativos, pero son más porosos, por lo que con el tiempo se oscurecen y llegan a formarse manchas. Incluso en algunas tiendas nos indican que tal o tal de importación no nos lo venden (aunque los tengan expuestos) por los problemas que llegan a dar después.

En cuanto a piedra artificial compactada (la marca más conocida es Silestone, pero no es ni mucho menos la única) tenemos una gran cantidad de opiniones. La mayoría nos dice que al poner cosas calientes encima, la resina utilizada como aglomerante sufre mucho, y llega a estropearse con facilidad, dejando manchas de quemado. Sin embargo, aún nadie nos ha dicho "a mi me ha pasado", por lo que tiene muchos votos de convertirse en leyenda urbana o FUD.

Así que pido vuestra opinión y os dejo una encuesta (en la barra lateral, algunos usuarios de Explorer la verán abajo del todo, así que aprovecho para recomendaros Firefox, que podeis descargar con un iconito que hay en la misma barra).

Por favor, criterios del tipo "tal es mucho más barato" nos dan un poco igual. No es que vayamos de sobraos: la cocina va a salir por un buen pico, y ya que nos gastamos la pasta lo que queremos es no tener que gastarnos más después por tener que cambiar la encimera.

Si habéis sufrido alguna mala experiencia, nos vendrá bien saberlo.

P.D. Si algún fabricante o distribuidor quiere resolvernos la duda por la vía de regalarnos la encimera, será bien recibido, agradecido y publicitado ;)

P.D2. Se nos ha vuelto a inundar el sótano un poquito, con las lluvias de ayer. Es poca cosa, y ya sabemos que no tardamos mucho en achicar el agua. La última vez fueron sólo dos horas, y fue bastante peor.