Cómo convertirse en autopromotor y no morir en el intento (I)

20 diciembre 2006 at 13:09

Hará cosa de un mes o así comenté que cuando terminase con la tesis y tuviese algo de tiempo empezaría con una serie de posts acerca de cómo llegar a hacerse uno su casa. Serán cosas concretas acerca de papeleos, permisos, presupuestos y demás, no voy a repetir los paso a paso de la obra que ya hemos ido contando en todo este tiempo.

Para empezar:

El Solar.

Si no tenéis la suerte que hemos tenido nosotros y os lo tenéis que comprar, lo primero que tenéis que hacer es informaros de si tiene algún tipo de carga fiscal, ya que si lo compráis y no miráis esto primero, también estáis comprando la deuda que tenga. Para esto lo mejor es irse al registro de la propiedad y pedir una nota simple del terreno (al dueño le tendréis que pedir los datos de inscripción en el registro, los cuales está obligado a daros; en caso de que no os los facilite siempre podéis ir con la dirección exacta del solar y preguntar).

Si todo está en regla, lo siguiente es el proceso de compra-venta que debe hacerse siempre ante notario para que no quede ningún cabo suelto, os lo va a cobrar bien, y además vais a tener que pagar un impuesto de compra-venta en hacienda, que varía en función del valor del terreno, otro cuyo nombre no recuerdo exactamente pero que el notario os lo dirá (estos 2 son en hacienda), y otro impuesto de plusvalía en el ayuntamiento, esta plusvalía hace referencia a un porcentaje sobre el incremento de valor que ha tenido el solar durante el tiempo que lo ha tenido el otro dueño y del que "el ayuntamiento también quiere llevarse algo" (No se explicarlo exactamente, pero la sensación que te da cuando lo estas pagando es justo esa… También quieren pillar cacho).

También puede pasar que el solar sea una parte de un solar mayor, en ese caso, antes de ir al notario ni nada, eso sí, habiendo comprobado lo de las cargas fiscales; hay que solicitar una licencia de segregación. La licencia de segregación te la puede gestionar el estudio de arquitectos que hayas elegido para que te hagan el proyecto de tu casa, si no, la puedes pedir tú directamente aportando la siguiente documentación:

– escritura del solar, estudio geotécnico, mediciones de las parcelas resultantes, plano oficial de localización, e impreso de solicitud correctamente cumplimentado. (lo mejor, que lo hagan en el estudio de arquitectos al tiempo que hacen el proyecto y lo presenten junto en la solicitud de obra mayor que lo contaré en otro post).

Una vez que tienes la licencia de segregación tienes que irte al notario y comenzar con los trámites de donación o compra-venta que vayáis a hacer. Diferencias sustanciales: en la donación no tiene que haber un intercambio de dinero entre las partes, mientras que en la compra-venta si; en ambos casos hay que pagar sus correspondientes impuestos que se basan en el valor catastral del terreno, siempre los de compra-venta son un poco más baratos, pero hay que tener en cuenta que luego hay que hacer la declaración de hacienda y esos ingresos (para los que venden) hay que pagarlos otra vez.

Ya con las escrituras en la mano hay que llevarlas al registro de la propiedad e inscribirlas (otros 100 € dependiendo de la finca). Eso tarda un par de semanas o así.

Y bueno, hasta aquí la primera entrada.