Mi pié izquierdo

10 mayo 2004 at 11:23

Supongo que a todos os habrá pasado eso de empezar un día y que todo te vaya saliendo mal. Hoy es uno de esos Manic Mondays para mi:

Para empezar, me desperté a las 6 de la mañana, sin venir a cuento, cuando se supone que el despertador iba a sonar a las 7:15, a las 7:25 y la definitiva, a las 7:35 (es que si no no hay forma). Bien, pues he dicho “iba a sonar”, porque no saltó ninguna de las 3 (puedo haber parado estando dormido una, o dos, pero no las tres alarmas!). Finalmente me desperté a las 9 con el horrible pensamiento “hay demasiada luz para ser las 7:15″…

Subo la persiana… genial, ha llovido. Y tendí la ropa ayer por la tarde…

Mientras desayuno corriendo, voy a publicar el post que escribí anoche y que no pude subir porque blogger estaba de obras (fue premonitorio). Vaya, hombre, nuevas funcionalidades, pero más trabajo para dejar listo el blog.

Me visto, salgo a la calle y voy al cajero. “Operación no disponible en este momento”. No podía ser de otra forma, claro. Afortunadamente hay otro cerca… para una vez que había logrado aparcar en mi calle, tengo que pegarme una caminata.

Aprovecho la lluvia para limpiar una cagada de pájaro del capó del coche… y descubro un rayón que pilla de lado a lado del capó!!! Argggg, mi coche nuevo!! Como pillé al cabrón… como lo pille… me aguanto, porque por el sitio tiene pinta de manillar de ciclomotor, y cualquiera le dice algo a los macarras de mi calle. Y además yo no tengo ni 1/2 hostia.

Ahora toca ir al banco, para hacer el pago de una SB Audigy2 que me he comprado por correo. Atasco, claro, porque el único que me pilla bien está en un polígono industrial. Después un camión haciendo cabriolas para entrar en una nave de una calle estrecha. Me pierdo, un buen rato. Me encuentro y pago. Parece un anuncio de esos de la once, sólo que aquí no hay lluvia de millones al final. Bueno, tan sólo 3 números en la primi del sábado (vaya página cutre, para ser la oficial), que al cambio son 8 lauros (invertí 4, pues no está mal, pero como eso fue el sábado, no compensa el gafe de hoy). Y aún queda el resto del día…