Jugando a ser Dios, o más bien, “con Dios”

19 mayo 2004 at 18:43

Está claro que no vamos a parar hasta ganarle la partida, tenga eso las consecuencias que tenga.